Sentencia supremo clausula suelo

vea: el senador ted cruz cuestiona al candidato al tribunal supremo

Hoy, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha declarado que la decisión de la sentencia del Tribunal Supremo español celebrada el 9 de mayo de 2013 era limitada, y que las condiciones e incluso el uso de la sentencia eran injustos.

La sentencia no sólo ofrecía una protección incompleta e insuficiente a los consumidores, sino que también limitaba la cantidad que los clientes podían reclamar al intentar recuperar el dinero pagado, en relación con las hipotecas pagadas de más. Básicamente, eso significaba que los afectados por la cláusula suelo sólo podían reclamar el dinero pagado de más a partir del 9 de mayo de 2013, independientemente de que hubieran pagado más antes de esa fecha.

Esta nueva sentencia supone un giro total y significará que los bancos tendrán que devolver ahora (hasta el último euro) todo el dinero pagado por los clientes desde la fecha en que se produjo el pago en exceso, y no desde el 9 de mayo de 2013.

Supone una clara victoria de los clientes y consumidores frente a los bancos. Según el informe del Banco de España, los bancos tendrán que devolver cerca de 7.500 millones de euros a todos los clientes que se han visto afectados.

loving contra virginia (1967): serie de casos del tribunal supremo

En la mayoría de las hipotecas españolas, el tipo de interés a pagar se calcula por referencia al EURIBOR o al IRPH. Si este tipo de interés aumenta, los intereses de la hipoteca también aumentan, del mismo modo, si disminuye, los pagos de intereses disminuirán. Esto también se conoce como una «hipoteca de tipo variable», ya que el interés a pagar por la hipoteca varía con el EURIBOR o el IRPH.

Sin embargo, la inserción de la Cláusula Suelo en el contrato hipotecario significa que los titulares de la hipoteca no se benefician totalmente de la caída del tipo de interés, ya que habrá un tipo mínimo, o suelo, de interés a pagar por la hipoteca. El nivel de la cláusula mínima dependerá del banco que conceda la hipoteca y de la fecha en que se haya contratado, pero es habitual que los tipos mínimos sean del 3,00 al 4,00%.

Esto significa que si usted tiene una hipoteca a tipo variable con EURIBOR y un suelo fijado en el 4%, cuando el EURIBOR cae por debajo del 4%, acaba pagando un interés del 4% por su hipoteca. Como el EURIBOR está actualmente en negativo, en el -0,15%, usted está pagando de más por los intereses de su hipoteca por la diferencia entre el tipo mínimo y el EURIBOR actual. Con el tiempo, esto podría representar miles de euros adicionales en pagos de intereses.

wisconsin v. yoder: todo lo que hay que saber en 5 minutos

Hemos representado con éxito a cientos de clientes extranjeros en asuntos relacionados con la transmisión de la propiedad, las negociaciones inmobiliarias y bancarias, la mediación y el litigio con los bancos españoles, las reclamaciones de depósitos sobre plano y la fiscalidad española.

El 12 de noviembre de 2020, el Tribunal Supremo español dictó otra polémica sentencia sobre el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios español, conocido como IRPH. Esto supuso una gran sorpresa para la judicatura, los colegas de la profesión y los clientes, ya que la sentencia daba la vuelta al fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre los criterios de transparencia.

La mayoría de los litigios contra las cláusulas bancarias abusivas se basaban en el índice aplicable. En España, la Cláusula Suelo es un tipo de interés mínimo limitado que permite a los bancos españoles asegurarse de que, por mucho que baje el Euribor, la cuota de intereses de una hipoteca se mantendrá siempre igual (o aumentará). La Cláusula Suelo se incluye siempre en los préstamos hipotecarios referenciados al IRPH o al Euribor, pero esto no puede ser motivo para que una cláusula se considere abusiva.

lo que se necesita para destituir a un juez del tribunal supremo

Desde la crisis financiera del verano de 2007, los bancos españoles han vivido permanentemente en el ojo del huracán. El fuerte desplome del valor de los activos inmobiliarios provocó enormes pérdidas en la gran mayoría de ellos, lo que llevó a un posterior rescate financiado por la UE de un importe total de unos 39.500 millones de euros, que pretendía sanear los balances del sector bancario.

Sin embargo, la tormenta no ha terminado para los bancos. Además de hacer frente a la dolorosa resaca provocada por la burbuja inmobiliaria, otro grave problema amenaza al sector bancario, consistente en la posible invalidación por parte de los tribunales civiles de las denominadas cláusulas suelo incluidas en los préstamos a la vivienda garantizados mediante hipotecas.

Los españoles están muy interesados en tener su «propio castillo». Según las estadísticas oficiales, la propiedad de la vivienda se sitúa en torno al 83%, mientras que sólo el 17% alquila su vivienda. Esta afición a la propiedad, que tiene causas ancestrales demasiado largas para ser explicadas en este artículo, ha provocado a su vez una gran demanda de crédito y una exposición muy importante de los bancos españoles al sector inmobiliario. Además, entre 1996 y 2007, los bancos entraron en una especie de «fools race» para ganar participación en el mercado, ofreciendo tipos de interés cada vez más bajos (que normalmente estaban indexados al EURIBOR más un margen que se iba estrechando día a día).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad