Responsabilidad de la administracion

responsabilidades de la dirección y el auditor en materia de control interno

Este sitio web adopta las Pautas de Accesibilidad al Contenido en la Web (WCAG 2.0) como norma de accesibilidad para todos sus desarrollos y servicios web relacionados. Las WCAG 2.0 son también una norma internacional, la ISO 40500. Esto la certifica como una norma técnica estable y referenciable.

WCAG 2.0 contiene 12 directrices organizadas en 4 principios: Perceptible, Operable, Comprensible y Robusto (POUR, por sus siglas en inglés). Para cada directriz existen criterios de éxito comprobables. El cumplimiento de estos criterios se mide en tres niveles: A, AA o AAA. Una guía para entender y aplicar las Directrices de Accesibilidad al Contenido en la Web 2.0 está disponible en: https://www.w3.org/TR/UNDERSTANDING-WCAG20/

La Comisión adopta en sus normas la información financiera y las normas de auditoría que se basan en las normas y mejores prácticas internacionales. Para garantizar la coherencia en la aplicación de las normas y lograr una presentación justa y la transparencia de los estados financieros, las empresas y sus contables/auditores tienen el mandato de observar fielmente los requisitos previstos en la Norma 68 de la CRS (revisada), las Circulares relacionadas y otros pronunciamientos de la Comisión.

responsabilidad de la dirección sobre el control interno

La Circular OMB nº A-123 define la responsabilidad de la dirección sobre el control interno en las agencias federales. Se inició un reexamen de los requisitos de control interno existentes para las agencias federales a la luz de los nuevos requisitos de control interno para las empresas que cotizan en bolsa contenidos en la Ley Sarbanes-Oxley de 2002. La Circular A-123 y el estatuto que implementa, la Ley de Integridad Financiera de los Gestores Federales de 1982, son el centro de los requisitos federales existentes para mejorar el control interno.

Esta circular refleja las recomendaciones políticas desarrolladas por un comité conjunto de representantes del Consejo de Directores Financieros (CFOC) y el Consejo del Presidente sobre Integridad y Eficiencia (PCIE). Los cambios de política de esta circular pretenden reforzar los requisitos para llevar a cabo la evaluación del control interno de la información financiera por parte de la dirección. La circular también hace hincapié en la necesidad de que las agencias integren y coordinen las evaluaciones de control interno con otras actividades relacionadas con el control interno.

párrafo de responsabilidad del auditor

Algunas empresas inteligentes han dejado de quejarse de la Ley Sarbanes-Oxley, la ley de protección de los inversores, y la han convertido en una ventaja: han controlado mejor sus operaciones y han reducido los costes de cumplimiento.

A raíz de una serie de graves abusos empresariales ocurridos a principios de siglo, el Congreso aprobó la ley Sarbanes-Oxley, cuyo objetivo era hacer más riguroso el gobierno corporativo, más transparentes las prácticas financieras y hacer que los directivos fueran responsables penalmente de los incumplimientos. El primer año de aplicación fue costoso y oneroso, mucho más de lo que las empresas esperaban. Sin embargo, en opinión de algunas empresas de mentalidad abierta, el segundo año de cumplimiento resultó ser no sólo menos costoso y menos oneroso (como suele ocurrir al hacer algo por segunda vez), sino una fuente de valiosos conocimientos sobre las operaciones, que la dirección ha traducido en una mayor eficiencia y ahorro de costes.

Las áreas de mejora van mucho más allá del cumplimiento técnico de la normativa. Incluyen un entorno de control reforzado; una documentación más fiable; una mayor participación del comité de auditoría; un cumplimiento mejor y menos oneroso de otros regímenes legales; procesos más estandarizados para las TI y otras funciones; una menor complejidad de los procesos organizativos; mejores controles internos dentro de las empresas asociadas; y un uso más eficaz de los controles automatizados y manuales. El resultado no es sólo la protección de los accionistas, el objetivo oficial de la ley, sino también un mayor valor para los accionistas.

responsabilidad de la dirección sobre los estados financieros

Es esencial que los candidatos que se preparan para el examen de Auditoría y Aseguramiento (AA) comprendan las responsabilidades respectivas de los auditores y de la dirección en relación con la empresa en funcionamiento. En este artículo se analizan estas responsabilidades, así como los indicadores que podrían poner de manifiesto que una entidad puede no ser una empresa en funcionamiento, y los aspectos de información relacionados con la empresa en funcionamiento.

Los candidatos que se presenten a AA deberán tener una sólida comprensión del concepto de empresa en funcionamiento. Entre otros requisitos del programa de estudios, los candidatos deben asegurarse de que conocen las responsabilidades respectivas de los auditores y de la dirección en relación con la empresa en funcionamiento. Las disposiciones de la NIA 570, Empresa en funcionamiento, tratan de las responsabilidades del auditor en relación con el uso por parte de la dirección de la base contable de empresa en funcionamiento en la preparación de los estados financieros.

Una entidad prepara estados financieros sobre la base de empresa en funcionamiento cuando, bajo la hipótesis de empresa en funcionamiento, se considera que la entidad continuará en funcionamiento en un futuro previsible. El término «futuro previsible» no se define en la NIA 570, pero la NIC 1®, Presentación de estados financieros, considera que el futuro previsible es un período de al menos 12 meses a partir del final del período de información.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad