Resolucion unilateral contrato prestacion de servicios

Motivos de rescisión del contrato

Una cláusula de rescisión es una disposición contractual que establece las circunstancias en las que se pueden rescindir los acuerdos, incluidos los efectos de la rescisión, como los pagos y otros derechos y obligaciones de las partes. En general, los acuerdos pueden rescindirse en determinadas circunstancias, entre ellas (1) de mutuo acuerdo; (2) debido al incumplimiento del acuerdo por una de las partes; (3) por conveniencia; (4) a raíz de determinados acontecimientos, como la insolvencia de una de las partes, o un acontecimiento de fuerza mayor que persiste; y/o (5) de acuerdo con sus términos y condiciones (es decir, al expirar el plazo del acuerdo, o si se completan determinados acontecimientos o acciones).

Las disposiciones de terminación son importantes en diversos contextos porque regulan los derechos y obligaciones de las partes del contrato en caso de que la transacción comercial entre las partes se vuelva insostenible. Por lo general, las negociaciones y las discusiones preceden a la rescisión, por lo que ésta es, en su mayor parte, un último recurso.

Contratos comerciales: Es importante conocer lo que dicen los contratos comerciales de una organización sobre la rescisión, porque las partes contratantes deben entender cuáles son sus derechos y obligaciones si se producen ciertos acontecimientos imprevistos, como el incumplimiento de una parte, una infracción grave, entre otras cosas. Para minimizar los riesgos y las pérdidas en relación con un contrato comercial, es fundamental entender el lenguaje que aborda la forma de salir de un acuerdo comercial.

Rescisión unilateral del contrato inmobiliario

El debate sobre las disposiciones relativas a la rescisión unilateral de los contratos resulta controvertido ya en el plano terminológico. Se ha observado, no sólo en la literatura polaca, que la terminología utilizada en este ámbito en diversas legislaciones nacionales es ambigua y puede inducir a error (P.S. Atiyah, An Introduction to the Law of Contract, Oxford 1995, p. 398). La facultad de poner fin a un contrato de forma unilateral puede definirse como el derecho a rescindir, retirarse, cancelar o rescindir un contrato. Ciertamente, la rescisión unilateral de un contrato no es tan uniforme como podría pretenderse. Por ello, es importante exponer los antecedentes terminológicos antes de presentar el marco legislativo de la rescisión unilateral de los contratos en la legislación polaca.

El derecho a rescindir unilateralmente un contrato en un plazo determinado sin ninguna razón específica (por ejemplo, el derecho del consumidor a rescindir una venta a distancia en un plazo de 14 días, o una cláusula similar estipulada por las partes de un contrato) puede denominarse derecho de desistimiento. En la literatura polaca en inglés, también se utilizan habitualmente los términos «rescission» y «the right to rescindir» (véase The Civil Code. Kodeks cywilny, traducido por E. Kucharska, Warszawa 1011, p. 177). Sin embargo, en lo sucesivo se evitarán por estar más asociados (a l

Significado de la rescisión unilateral del contrato

Además del párrafo «Time is of the Essence» (El tiempo es esencial), otras disposiciones del contrato (y sus anexos) permiten explícitamente a una de las partes rescindir el acuerdo unilateralmente si la otra parte no cumple. Por ejemplo, en la disposición sobre la escritura y el título, si el vendedor no puede subsanar un defecto en el título y no obtiene un seguro de título sobre la propiedad, el comprador puede rescindir el contrato. Del mismo modo, en la disposición de Responsabilidad del Comprador del Contrato, si la compradora falsea su capacidad financiera para adquirir la propiedad, el vendedor puede rescindir unilateralmente el Contrato. En todos estos casos, el lenguaje del contrato aclara que no es necesario el consentimiento mutuo para rescindir el acuerdo.

Tenga en cuenta que una liberación contractual es diferente de un acuerdo de liberación de depósito. (A menudo hay confusión sobre esto porque los formularios de liberación del SAM actualmente en uso abordan tanto el depósito como el contrato en la misma forma).

Por lo tanto, aunque una parte puede rescindir el contrato si éste lo permite, dicha parte debe ejercer su derecho de estricta conformidad con el lenguaje del contrato. Además, la notificación de rescisión debe hacer referencia a la disposición específica que la parte considera que le da derecho a terminar el acuerdo.

Derechos de rescisión del contrato según el derecho común

Un contrato de empresa o de servicios es un acuerdo por el que un contratista o prestador de servicios se compromete a realizar un trabajo físico o intelectual o a prestar uno o varios servicios a la otra parte del contrato, el «cliente», a cambio de una remuneración.

Este tipo de contrato no necesita tener una forma particular para ser válido1; sólo es necesario el consentimiento libre y claro de las partes para obligarse por él para su formación válida. Sin embargo, el Código Civil de Québec (el «CCQ») contiene varias normas específicas que se aplican a la terminación de un contrato de este tipo, que difieren notablemente de las normas aplicables en virtud del derecho contractual general.

La regla de la fuerza vinculante de los contratos según el derecho general es que las partes no pueden poner fin unilateralmente a sus obligaciones2. Para poder hacerlo, la otra parte debe haber cometido una falta, a saber, el incumplimiento o el cumplimiento inadecuado de determinadas obligaciones. Por lo tanto, las partes no son libres de poner fin al contrato sin una razón válida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad