Reglamento de las cortes generales

Reglamento interno pdf

El Congreso de los Diputados (español: Congreso de los Diputados; euskera: Diputatuen Kongresua; Catalán: Congrés dels Diputats; gallego: Congreso dos Deputados) es la cámara baja de las Cortes Generales, el poder legislativo español. El Congreso se reúne en el Palacio de las Cortes en Madrid.

Tiene 350 miembros elegidos por circunscripciones (que coinciden con cincuenta provincias españolas y dos ciudades autónomas) por representación proporcional de lista cerrada según el método D’Hondt. Los diputados tienen un mandato de cuatro años. El presidente es el Presidente del Congreso de los Diputados, que es elegido por los miembros del mismo. Es el análogo a un orador.

En el Congreso, los diputados de los partidos políticos, o grupos de partidos, forman grupos parlamentarios. Los grupos deben estar formados por al menos 15 diputados, pero también se puede formar un grupo con sólo cinco diputados si los partidos obtuvieron al menos el 5% de los votos en todo el país, o el 15% de los votos en las circunscripciones en las que se presentaron. Los diputados de los partidos que no pueden crear su propio grupo parlamentario forman el Grupo Mixto[2].

Pronunciación de cortes generales

Los partidos políticos son la expresión del pluralismo político, contribuyen a la formación y expresión de la voluntad popular y son un instrumento fundamental de participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres en la medida en que respeten la Constitución y la ley. Su estructura interna y su funcionamiento deben ser democráticos.

2. Sólo los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo en los casos que puedan establecerse por tratado o por ley en relación con el derecho de sufragio activo en las elecciones municipales, de acuerdo con el principio de reciprocidad.

3. Las reuniones de los parlamentarios que se celebren sin haber sido convocadas en la forma reglamentaria no serán vinculantes para las Cámaras, y sus miembros no podrán ejercer sus funciones en ellas ni gozar de los privilegios derivados de su cargo.

2. La circunscripción electoral es la provincia. Las ciudades de Ceuta y Melilla estarán representadas por un Diputado cada una. El número total de Diputados se distribuirá de acuerdo con la ley, asignando a cada circunscripción electoral una representación mínima inicial y distribuyendo el resto en proporción a la población.

Las cortes son el parlamento de qué país

El régimen político de España es una monarquía parlamentaria. Se caracteriza por ser el Rey el Jefe del Estado y por la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, que son asumidos por distintos órganos e instituciones:

La organización territorial del Estado español está constituida por municipios, provincias y Comunidades Autónomas. La Constitución Española de 1978 reconoce y garantiza su derecho a la autonomía en la gestión de sus respectivos intereses, y decreta que el Estado es el único responsable del cumplimiento efectivo del principio de solidaridad, velando por el establecimiento de un adecuado y justo equilibrio económico entre las distintas zonas del territorio español y prestando especial atención a las particularidades de las islas.

La Administración General del Estado está formada por los departamentos ministeriales y el resto de organismos que dependen de ellos, siendo el Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) el órgano encargado de proponer y ejecutar las políticas del Gobierno en materia de educación.

Parlamento de españa

Durante las últimas décadas, el proceso de integración europea ha cambiado fundamentalmente las pautas de gobernanza en Europa y ha llevado al establecimiento de un nuevo marco institucional en el continente. La continua transferencia de competencias del nivel nacional al supranacional ha creado un sistema de gobernanza multinivel en el que han surgido nuevas instituciones y las ya existentes buscan un nuevo papel en este sistema tan complejo. Dado que los parlamentos nacionales representan la voluntad de los ciudadanos, desempeñan un papel crucial en la legitimación de la toma de decisiones a nivel de la Unión Europea (UE) y están muy presionados para encontrar formas de influir en la política de la UE. A menudo se les ha llamado «perdedores» o «tardones» de la integración europea (Maurer/Wessels, 2001a), porque la pérdida de su poder legislativo en favor del nivel supranacional y el traspaso de poder al ejecutivo les han limitado continuamente en su ámbito de actuación y en su capacidad de controlar al ejecutivo (tesis de la desparlamentarización). Los ejecutivos nacionales ejercen cada vez más competencias legislativas a nivel de la UE (concretamente en el Consejo de la UE) y limitan a los parlamentos nacionales a la hora de influir en la elaboración de políticas a nivel de la UE (Abels/Eppler, 2001: 21-24). En consecuencia, el déficit democrático de la UE se agrava y la legitimidad de las cuestiones controvertidas se cuestiona cada vez más.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad