Quien tiene derecho a la legitima

diferencia entre la confianza legítima procesal y la sustantiva

La doctrina de la confianza legítima se desarrolló por primera vez en el derecho inglés como un motivo de revisión judicial en el derecho administrativo para proteger un interés procesal o sustantivo cuando una autoridad pública rescinde de una representación hecha a una persona. Se basa en los principios de justicia natural y equidad, y pretende evitar que las autoridades abusen del poder.
Los tribunales del Reino Unido han reconocido tanto la confianza legítima procesal como la sustantiva. La confianza legítima procesal se basa en la presunción de que una autoridad pública seguirá un determinado procedimiento antes de tomar una decisión, mientras que la confianza legítima sustantiva surge cuando una autoridad hace una declaración legal de que un individuo recibirá o seguirá recibiendo algún tipo de beneficio sustantivo. A la hora de determinar una reclamación por una supuesta violación de la confianza legítima, un tribunal deliberará sobre tres consideraciones clave:
La confianza legítima procesal ha sido reconocida en varias jurisdicciones de derecho común. En cambio, a pesar de su aceptación y protección en el Reino Unido, las expectativas legítimas sustantivas no han sido reconocidas universalmente. Por ejemplo, se les ha dado efecto en Singapur pero no en Australia.

la confianza legítima en el derecho contractual

La doctrina de la confianza legítima se desarrolló por primera vez en el derecho inglés como un motivo de revisión judicial en el derecho administrativo para proteger un interés procesal o sustantivo cuando una autoridad pública rescinde de una representación hecha a una persona. Se basa en los principios de justicia natural y equidad, y pretende evitar que las autoridades abusen del poder.
Los tribunales del Reino Unido han reconocido tanto la confianza legítima procesal como la sustantiva. La confianza legítima procesal se basa en la presunción de que una autoridad pública seguirá un determinado procedimiento antes de tomar una decisión, mientras que la confianza legítima sustantiva surge cuando una autoridad hace una declaración legal de que un individuo recibirá o seguirá recibiendo algún tipo de beneficio sustantivo. Para determinar una reclamación por una supuesta violación de la confianza legítima, un tribunal deliberará sobre tres consideraciones clave:
La confianza legítima procesal ha sido reconocida en varias jurisdicciones de derecho común. En cambio, a pesar de su aceptación y protección en el Reino Unido, las expectativas legítimas sustantivas no han sido reconocidas universalmente. Por ejemplo, se les ha dado efecto en Singapur pero no en Australia.

doctrina de la confianza legítima

La doctrina de la expectativa legítima se desarrolló por primera vez en el derecho inglés como un motivo de revisión judicial en el derecho administrativo para proteger un interés procesal o sustantivo cuando una autoridad pública rescinde de una representación hecha a una persona. Se basa en los principios de justicia natural y equidad, y pretende evitar que las autoridades abusen del poder.
Los tribunales del Reino Unido han reconocido tanto la confianza legítima procesal como la sustantiva. La confianza legítima procesal se basa en la presunción de que una autoridad pública seguirá un determinado procedimiento antes de tomar una decisión, mientras que la confianza legítima sustantiva surge cuando una autoridad hace una declaración legítima de que un individuo recibirá o seguirá recibiendo algún tipo de beneficio sustantivo. Para determinar una reclamación por una supuesta violación de la confianza legítima, un tribunal deliberará sobre tres consideraciones clave:
La confianza legítima procesal ha sido reconocida en varias jurisdicciones de derecho común. En cambio, a pesar de su aceptación y protección en el Reino Unido, las expectativas legítimas sustantivas no han sido reconocidas universalmente. Por ejemplo, se les ha dado efecto en Singapur pero no en Australia.

doctrina de la confianza legítima en el derecho administrativo pdf

Esto es poner el asunto en un lenguaje muy tradicional, reflejando en la palabra «conciencia» los orígenes eclesiásticos de la desaparecida Corte de Cancillería. Como he dicho, no tengo ninguna dificultad con esta formulación. Pero creo que una comprobación útil en un caso como éste es preguntar si el ejercicio del poder en cuestión sería contrario a lo que las partes, por palabras o conducta, han acordado realmente. ¿Estaría en conflicto con las promesas que parecen haber intercambiado? En el caso Blisset v. Daniel, los límites se encuentran en el «significado general» de los propios estatutos de la sociedad. En una sociedad cuasi-social, normalmente se encontrarán en los acuerdos entre los miembros en el momento en que se asociaron. Sin embargo, puede haber promesas posteriores, de palabra o de conducta, que sería injusto permitir que un socio ignorara. Tampoco es necesario que dichas promesas sean ejecutables de forma independiente como cuestión contractual. Una promesa puede ser vinculante desde el punto de vista de la justicia y la equidad, aunque por una u otra razón (por ejemplo, porque favorece a un tercero) no sea ejecutable desde el punto de vista jurídico.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad