Que es la liquidacion de un contrato

Indemnización por daños y perjuicios en los contratos de construcción

Respuesta. Los subcontratos suelen contener disposiciones que regulan diferentes aspectos del pago del contratista general (GC) a su subcontratista (sub). Dos de las cláusulas más comunes, y tal vez más controvertidas, son la cláusula de «pago por pago» y el «acuerdo de liquidación».
Las cláusulas de pago por pago estipulan que el contratista general pagará al subcontratista cuando el propietario haya pagado al contratista general. En Nueva York, las cláusulas de pago a plazos han sido objeto de muchos litigios por su posible efecto sobre los derechos de retención del subcontratista. En el caso West Fair Elec. Contractors v. Aetna Cas. & Sur. Co., 87 N.Y.2d 148, 159, 661 N.E.2d 967, 972 (1995), el Tribunal de Apelación de Nueva York sostuvo que una cláusula de pago en caso de que el propietario pague a su contratista general era necesaria antes de que el pago fuera exigible al contratista general era inaplicable porque destruiría efectivamente los derechos de retención que el contratista general tiene contra el propietario si éste no pudiera pagar al contratista general. Por lo tanto, una cláusula de pago cuando se paga sólo es ejecutable si se limita a establecer un plazo razonable para el pago y no convierte el pago al contratista general en una condición previa para el derecho de pago del subcontratista.

Indemnización por daños y perjuicios frente a sanción

La inclusión de una cláusula de indemnización por daños y perjuicios (LD) en un contrato comercial es una forma popular de abordar la posibilidad de incumplimiento. La esencia de una cláusula de daños y perjuicios es que una parte que incumple sus obligaciones en virtud de un contrato está obligada, por ese contrato, a pagar una suma determinada como compensación por ese incumplimiento. La suma se fija por adelantado y se incluye en el contrato.
Los tribunales reconocen las ventajas de estas cláusulas para ambas partes. Estas ventajas, combinadas con el principio general de la libertad contractual, han llevado a los tribunales a considerar que estas cláusulas deben mantenerse, especialmente en un contexto comercial en el que se considera que las partes son libres de repartir los riesgos entre ellas. Sin embargo, una cláusula LD que constituya una sanción no será ejecutable. La jurisprudencia sobre el tema ha dado una serie de indicaciones que deben tenerse en cuenta al considerar esta cuestión. También hay una serie de puntos de redacción a seguir que ayudarán a que cualquier cláusula de este tipo se mantenga.

Acta de liquidación del contrato

Es típico en los contratos comerciales ver el derecho de un proveedor a poder rescindir el contrato (o suspender sus obligaciones de entrega) en el caso de que el cliente esté sujeto a un proceso de insolvencia (como la administración o la liquidación) e históricamente, la ley inglesa ha sido reacia a interferir con la libertad de ambas partes para contratar como deseen.
En este blog, examinamos las disposiciones, ya en vigor, de los artículos 14-15 y el anexo 12 de la Ley de Insolvencia y Gobernanza Corporativa de 2020, que impiden, en términos generales, que los contratos de suministro de bienes y servicios (no financieros) se rescindan simplemente porque una empresa entre en un proceso formal de insolvencia. Es probable que estas reformas provoquen cambios significativos en la forma en que las partes operan sus contratos y líneas de crédito. El objetivo es permitir que las empresas intenten salir de la insolvencia, pero no son buenas noticias para los proveedores, que se enfrentan a un mayor riesgo.
Todos los sectores se verán potencialmente afectados, pero la industria de la construcción podría ser la más perjudicada, ya que los márgenes son especialmente estrechos. Si un contratista principal entra en un procedimiento de insolvencia, sus subcontratistas y proveedores tendrán que seguir trabajando aunque tengan muchos meses de facturas impagadas y su contrato les dé expresamente el derecho a rescindir o suspender.

Qué es la indemnización por daños y perjuicios en el sector inmobiliario

(a) El oficial de contrataciones debe considerar el impacto potencial sobre el precio, la competencia y la administración del contrato antes de utilizar una cláusula de daños y perjuicios. Utilice las cláusulas de indemnización por daños y perjuicios sólo cuando
(b) La indemnización por daños y perjuicios no sea punitiva ni constituya un incentivo negativo al rendimiento (véase 16.402-2). La indemnización por daños y perjuicios se utiliza para compensar al Gobierno por los daños probables. Por lo tanto, la tasa de indemnización por daños y perjuicios debe ser una previsión razonable de una compensación justa por el daño causado por la entrega tardía o el cumplimiento inoportuno del contrato concreto. Utilice una cantidad máxima o un período máximo para evaluar los daños liquidados si estos límites reflejan el máximo daño probable para el Gobierno. Asimismo, el oficial de contrataciones puede utilizar más de una tasa de daños liquidados cuando el oficial de contrataciones espera que el daño probable al Gobierno cambie durante el período de ejecución del contrato.
(c) El oficial de contrataciones debe tomar todas las medidas razonables para mitigar los daños liquidados. Si el contrato contiene una cláusula de indemnización por daños y perjuicios y el oficial de contrataciones considera la posibilidad de rescindir el contrato por incumplimiento, el oficial de contrataciones debe tratar de obtener rápidamente el cumplimiento por parte del contratista o rescindir el contrato y readquirirlo (véase la subparte 49.4). La pronta actuación del oficial de contratación evitará pérdidas excesivas a los contratistas incumplidores y protegerá los intereses del Gobierno.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad