Prision permanente revisable en contra

Prision permanente revisable en contra

cadena perpetua francia

El cumplimiento de una pena de prisión permanente revisable será compatible con el disfrute de permisos penitenciarios por parte del reo, según dijo ayer el ministro de Justicia, Rafael Catala. «La concesión de beneficios penitenciarios en el cumplimiento de la condena no es incompatible con una pena de prisión permanente revisable», dijo Catala en una entrevista con Europa Press, ya que estas condenas relacionadas con los delitos más graves, suponen «la revisión resocializadora del condenado, pero no impide la aplicación de los beneficios penitenciarios que se aplican cuando ha transcurrido el primer tercio de su condena, que se revisa a los 25 años».
La revisión de la pena «se producirá en los plazos establecidos para cada tipo de condena por los tribunales competentes», y la decisión dependerá exclusivamente de esos jueces, no de la administración penitenciaria ni del Ministerio de Justicia.
Catala también insistió en que la prisión permanente revisable no es algo innovador, ya que esta figura existe en toda la Unión Europea, implantada en algunos casos por gobiernos socialistas. Además, recordó que cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha juzgado la constitucionalidad de la prisión permanente revisable británica, «ha reconocido que se ajusta a los tratados internacionales, a las normas de Naciones Unidas» y, por tanto, el Gobierno está «razonablemente tranquilo» sobre la solicitud al Tribunal Constitucional.

diana quer

Mediante la Ley Orgánica 1/2015, se modificó el Código Penal español para introducir una nueva pena bajo la denominación de «prisión permanente revisable», que básicamente permite la inhabilitación de la libertad condicional y suprime las oportunidades de revisión anticipada de la misma para determinados delitos graves. Así que, como resultado, España tiene la cadena perpetua obligatoria bajo un nombre políticamente correcto, con el fin de ser respetuoso con los requisitos constitucionales que establecen que el objetivo principal de la prisión debe ser la rehabilitación.
Los elementos clave de todo este entramado diseñado por el legislador son las víctimas, cuyas preocupaciones no se entienden como una necesidad de ampliar su seguridad como objetivo de política criminal, sino que se han transformado en una santificación de la política. De este modo, se pone de manifiesto aquí cómo los medios de comunicación influyen en la percepción que la gente tiene sobre la cuestión penal y el importante papel que han jugado recientemente los lobbies de las víctimas en el desarrollo del derecho penal.

derecho penal en españa

Esta pena ha traído consigo una gran controversia, ya que no son pocos los autores que consideran que esta pena es inconstitucional. Asimismo, ha sido también un importante tema de debate por parte de los partidos políticos, los cuales, en su mayoría, no apoyan que esta pena se haya incorporado a nuestro Ordenamiento.
Esta pena ha traído consigo una gran polémica, ya que son muchos los autores que consideran que esta pena es inconstitucional. Asimismo, también ha sido un importante tema de debate por parte de los partidos políticos, los cuales, en su mayoría, no apoyan que esta pena se haya incorporado a nuestro Ordenamiento.
En el presente trabajo analizaremos cómo se ha incorporado la Prisión Permanente Revisable en España, analizando la Ley Orgánica 1/2015, haciendo una comparación con otros países europeos, estudiando la evolución histórica de la Prisión Permanente en España y analizando cuáles son los elementos que la hacen, según muchos autores, inconstitucional. Asimismo, se analizarán las sentencias más importantes que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictado sobre esta materia.

penas por delitos en francia

La cadena perpetua en España fue introducida por la Ley Orgánica 1/2015 en marzo de 2015, con efecto a partir del 1 de julio de 2015[1] La pena es revisable, por lo que oficialmente se denomina «prisión permanente revisable».
La cadena perpetua se había introducido previamente en 1822 como pena de trabajos forzados de por vida, y en 1848 se revisó como cadena perpetua. En 1870, se reformó para permitir la posibilidad de libertad condicional después de 30 años; en esta época todos los presos a perpetuidad eran detenidos en el norte de África o en las Islas Canarias[2].
En 1928, la dictadura militar de Miguel Primo de Rivera suprimió la cadena perpetua, aunque se mantuvo la pena de muerte. La pena capital se mantuvo bajo el mandato de Francisco Franco, y la pena máxima de prisión era de 30 años[2]. Tras la transición española a la democracia, se abolió la pena de muerte y la pena máxima de prisión se mantuvo en 30 años hasta noviembre de 2003, cuando el gobierno conservador de José María Aznar la aumentó a 40 años para los terroristas condenados[2][3].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad