Modelo contrato arrendamiento local de negocio

modelo de contrato de arrendamiento comercial simple en sudáfrica

¿Qué diferencia a un contrato de arrendamiento comercial de un contrato de arrendamiento residencial? Un contrato de arrendamiento comercial es utilizado por un inquilino para alquilar un espacio para un negocio, mientras que un contrato de arrendamiento residencial es utilizado por un inquilino para alquilar una casa o un espacio para residir personalmente. Los arrendamientos comerciales suelen considerarse contratos entre personas de negocios bien informadas. En consecuencia, los inquilinos de inmuebles comerciales disponen de menos protección gubernamental que los de inmuebles residenciales. Dado que las partes son personas de negocios con conocimientos, la creencia subyacente es que deberían ser capaces de negociar los términos del contrato de arrendamiento a su gusto. En consonancia con esta idea, las partes de un contrato de arrendamiento comercial suelen tener mayor poder de negociación y más capacidad de negociación que las partes de un contrato de arrendamiento residencial.
¿Por qué no es suficiente un contrato de arrendamiento verbal? El problema de los contratos de arrendamiento verbales es que pueden ser difíciles de aplicar. Si surge una disputa, un tribunal tendría que escuchar las pruebas y decidir qué versión de la historia aceptar. Si hay un acuerdo escrito, los tribunales suelen estar obligados a mantener los términos del acuerdo escrito aunque no les gusten. Algunas jurisdicciones exigen que todo contrato que tenga que ver con la tierra o con un interés en la misma se haga por escrito para que sea ejecutable.

contrato de arrendamiento comercial de una página

EN CONSIDERACIÓN de que el Arrendador arrienda ciertos locales al Arrendatario, el Arrendatario arrienda dichos locales al Arrendador y los beneficios y obligaciones mutuas establecidos en este Contrato de Arrendamiento, cuya recepción y suficiencia se reconocen por la presente, las Partes de este Contrato de Arrendamiento (las «Partes») acuerdan lo siguiente:
¿Qué es un Contrato de Arrendamiento Comercial? Un Contrato de Arrendamiento Comercial es un contrato que se utiliza cuando se alquila una propiedad comercial a otra persona o empresa. En general, un contrato de arrendamiento comercial incluye información sobre el propietario y el inquilino, que puede incluir un garante, el alquiler, la duración del contrato y cualquier otra información pertinente que constituya un término del contrato. La versión corta es un contrato de alquiler más general y no incluye ninguna cláusula o término que no sea absolutamente necesario.

contrato de arrendamiento de un local comercial

Debe asegurarse de que la duración (plazo) del contrato de arrendamiento propuesto es lo suficientemente larga como para que pueda recuperar su inversión y obtener el beneficio deseado. Recuerde que, una vez que el contrato de arrendamiento haya expirado, el propietario no está obligado a renovarlo y puede que tenga que buscar un local alternativo. Gran parte de su fondo de comercio puede estar ligado a su local, por lo que es importante protegerlo.
Si está empezando su negocio y no tiene un historial probado, puede decidir negociar un plazo inicial corto y opciones cortas de renovación, como un contrato de un año seguido de dos opciones de dos años.
Sin embargo, si su negocio está establecido y busca seguridad, puede preferir negociar un contrato de arrendamiento de mayor duración, por ejemplo, un contrato de dos años seguido de una opción de tres años y otra de cinco.
En muchos de los contratos de arrendamiento contemplados en la Ley de Contratos de Arrendamiento Comercial (Tiendas Minoristas) de 1985 (Ley CT), el inquilino que suscribe un nuevo contrato de arrendamiento para una tienda minorista tiene derecho a un periodo mínimo de arrendamiento de hasta cinco años. Si el contrato de arrendamiento no prevé un periodo de cinco años, en virtud de la Ley de Arrendamientos Comerciales, el arrendatario tiene la opción de prorrogarlo (opción legal).

modelo de contrato de arrendamiento comercial sencillo

La mayoría de las empresas se encuentran con un contrato de arrendamiento comercial en un momento u otro, ya sea como propietario o como inquilino. Entender qué términos deben incluirse y las implicaciones de cada uno es de vital importancia para garantizar unas relaciones fluidas entre el propietario y el inquilino en el futuro. Esta semana explicaremos algunas disposiciones que deberían incluirse y algunas reflexiones a tener en cuenta sobre cada una de ellas.
En la mayoría de las situaciones comerciales, un contrato de arrendamiento será firmado por dos entidades comerciales y las partes deben asegurarse de que están firmando en nombre de su entidad comercial y no accidentalmente en su nombre como individuo. Algunos contratos de alquiler contienen también una garantía personal. Si usted es el inquilino, puede considerar la posibilidad de pedir limitaciones a la garantía personal, como límites de dinero o de tiempo.
Mientras que muchos arrendamientos residenciales tienen una duración de un año, los contratos de arrendamiento comercial pueden tener plazos mucho más largos, como 5, 10 o incluso 30 años. Al negociar el contrato de arrendamiento comercial, asegúrese de tener en cuenta no sólo la duración del plazo inicial, sino también los derechos de renovación. A veces, el contrato concede derechos de renovación al inquilino, mientras que otras veces el contrato requiere el consentimiento mutuo del propietario y del inquilino antes de poder renovarlo. Y no olvides tener en cuenta qué pasará con los pagos del alquiler durante cada plazo de renovación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad