Ley organica estados de alarma excepcion y sitio

Ley organica estados de alarma excepcion y sitio

Por qué la constitución se llama ley orgánica

Una Ley Orgánica en el derecho español bajo la actual Constitución Española de 1978 debe ser aprobada por la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (no sólo por la mayoría de los votantes). La Constitución Española especifica que algunas áreas del derecho deben ser reguladas por este procedimiento, como las Leyes de Desarrollo de los Derechos y Libertades Fundamentales contenidas en la sección primera del Capítulo Segundo del Título I de la Constitución, que fue la base de los Estatutos de Autonomía de las distintas comunidades autónomas de España. Antes de la Constitución de 1978 este concepto no tenía precedentes en España, pero se inspiró en un concepto similar de la actual Constitución francesa de 1958, que estableció la Quinta República francesa[1].

El artículo 81.1 de la Constitución Española dice: «Son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general, y las demás previstas en la Constitución»[2].

Ley orgánica vs ley ordinaria

Una Ley Orgánica en el derecho español bajo la actual Constitución Española de 1978 debe ser aprobada por mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (no sólo por mayoría de los votantes). La Constitución Española especifica que algunas áreas del derecho deben ser reguladas por este procedimiento, como las Leyes de Desarrollo de los Derechos y Libertades Fundamentales contenidas en la sección primera del Capítulo Segundo del Título I de la Constitución, que fue la base de los Estatutos de Autonomía de las distintas comunidades autónomas de España. Antes de la Constitución de 1978 este concepto no tenía precedentes en España, pero se inspiró en un concepto similar de la actual Constitución francesa de 1958, que estableció la Quinta República francesa[1].

El artículo 81.1 de la Constitución Española dice: «Son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general, y las demás previstas en la Constitución»[2].

Constitución orgánica

Una Ley Orgánica en el derecho español bajo la actual Constitución Española de 1978 debe ser aprobada por la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados (no sólo por la mayoría de los votantes). La Constitución Española especifica que algunas áreas del derecho deben ser reguladas por este procedimiento, como las Leyes de Desarrollo de los Derechos y Libertades Fundamentales contenidas en la sección primera del Capítulo Segundo del Título I de la Constitución, que fue la base de los Estatutos de Autonomía de las distintas comunidades autónomas de España. Antes de la Constitución de 1978 este concepto no tenía precedentes en España, pero se inspiró en un concepto similar de la actual Constitución francesa de 1958, que estableció la Quinta República francesa[1].

El artículo 81.1 de la Constitución Española dice: «Son leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general, y las demás previstas en la Constitución»[2].

Wikipedia

Es una medida constitucional que permite al gobierno tomar medidas excepcionales para hacer frente a graves alteraciones de la normalidad, como una crisis sanitaria. El Gobierno puede aprovechar los poderes ejecutivos del Estado necesarios para hacer frente a la crisis (incluidas las competencias de las autoridades regionales o locales) y tomar medidas sin necesidad de una legislación formal. Estas medidas se recogen en el real decreto por el que se declara el estado de excepción y en los sucesivos decretos relacionados.

Los derechos fundamentales no pueden ser suspendidos en un estado de emergencia (a diferencia de los estados de excepción y de sitio, más graves). Esto significa que las medidas del Gobierno, aunque sean restrictivas, deben respetar el «núcleo esencial» de los derechos fundamentales.

Todas las empresas pueden estar sujetas a obligaciones específicas, a restricciones de todo tipo en sus operaciones, o a ser tomadas o a que se les requisen sus bienes u operaciones. Este es el caso, en particular, de los operadores de instalaciones críticas, los proveedores de servicios públicos y las empresas de los sectores energético, sanitario, farmacéutico y alimentario.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad