Ley estados de alarma excepcion y sitio

¿qué significa el estado de emergencia local?

Es una medida constitucional que permite al gobierno tomar medidas excepcionales para hacer frente a graves alteraciones de la normalidad, como una crisis sanitaria. El Gobierno puede aprovechar los poderes ejecutivos del Estado necesarios para hacer frente a la crisis (incluidas las competencias de las autoridades regionales o locales) y tomar medidas sin necesidad de una legislación formal. Estas medidas se recogen en el real decreto por el que se declara el estado de excepción y en los sucesivos decretos relacionados.
Los derechos fundamentales no pueden ser suspendidos en un estado de emergencia (a diferencia de los estados de excepción y de sitio, más graves). Esto significa que las medidas del Gobierno, aunque sean restrictivas, deben respetar el «núcleo esencial» de los derechos fundamentales.
Todas las empresas pueden estar sujetas a obligaciones específicas, a restricciones de todo tipo en sus operaciones, o a ser tomadas o a que se les requisen sus bienes u operaciones. Este es el caso, en particular, de los operadores de instalaciones críticas, los proveedores de servicios públicos y las empresas de los sectores energético, sanitario, farmacéutico y alimentario.

qué ocurre en un estado de emergencia

A continuación se detallan los grupos de medidas más relevantes previstas por el RD y cuya aplicación ha sido delegada en el Ministro de Defensa, el Ministro del Interior, el Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Ministro de Sanidad, en sus respectivas competencias.
El RD establece que durante el periodo de estado de alarma sólo se podrá circular por las vías públicas (incluyendo el uso de vehículos privados) para realizar las siguientes actividades:
Aunque la literalidad del precepto sólo limita el desarrollo de dichas actividades de naturaleza similar, exigiendo que se realicen de forma individual, una interpretación integradora y teleológica del precepto debe llevarnos a la conclusión de que el resto de las actividades deben realizarse también de forma individual.
El RD establece la posibilidad de que, para garantizar el cumplimiento de los objetivos previstos en la norma, las autoridades competentes puedan requisar temporalmente bienes e imponer a las personas la realización de un servicio personal obligatorio.

ley de estado de emergencia

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Estado de excepción» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (septiembre de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Un estado de emergencia o poderes de emergencia es una situación en la que un gobierno está facultado para poder llevar a cabo políticas que normalmente no le estarían permitidas, para la seguridad y protección de sus ciudadanos. Un gobierno puede declarar tal estado durante una catástrofe natural, disturbios civiles, conflicto armado, pandemia o epidemia médica u otro riesgo de bioseguridad. El Justitium es su equivalente en el derecho romano, un concepto en el que el Senado romano podía presentar un decreto final (senatus consultum ultimum) que no estaba sujeto a disputa, pero que ayudaba a salvar vidas en tiempos de conflicto.
El artículo 4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) permite a los Estados derogar ciertos derechos garantizados por el PIDCP en «tiempos de emergencia pública». Sin embargo, cualquier medida que derogue las obligaciones del Pacto debe ser sólo en la medida en que lo exija la situación, y debe ser anunciada por el Estado Parte al Secretario General de las Naciones Unidas. El Convenio Europeo de Derechos Humanos[2] y la Convención Americana de Derechos Humanos[3] tienen disposiciones derogatorias similares. No se permite la derogación de los Convenios Internacionales del Trabajo.

qué significa que una ciudad declare el estado de emergencia

El control de la emergencia, en efecto, debe confiarse a una pluralidad de órganos de diversa naturaleza. Ello permite, en primer lugar, la extensión efectiva del control a todos los intersticios del concepto de emergencia, cualquiera que sea la naturaleza y el alcance de la medida en que se concrete. La distinta naturaleza de los órganos de control permite, en segundo lugar, afrontar el control de las medidas de emergencia desde perspectivas muy diferentes. La multiplicidad de órganos de control, en tercer lugar, dificulta los posibles intentos de dominar o silenciar todas las reacciones contra los posibles abusos en la invocación injustificada de la emergencia, o en la concreta adopción y determinación del alcance de cada una de las medidas de esta naturaleza.
Algo ligeramente distinto ocurre con la prórroga del estado de alarma: esta función también corresponde al Gobierno a través de un Real Decreto, que también tiene valor de ley reglamentaria. Sin embargo, el Gobierno debe contar con la autorización expresa del Congreso de los Diputados, que puede establecer el alcance y las condiciones vigentes durante la prórroga[5]. De ahí que esta autorización no sea (o, al menos, no sólo) una medida de control político, pues, como veremos más adelante, la voluntad del Congreso coincide con la del Gobierno para decidir sobre la conveniencia o no de la prórroga, así como sobre «el alcance y las condiciones» vigentes durante el estado de alarma prorrogado.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad