Ley de arrendamientos urbanos lau

Lau española

La Ley de Arrendamientos Urbanos o LAU es el conjunto de leyes que regulan el mercado de la vivienda en alquiler en España. Para leerla en profundidad puedes pinchar en este enlace que te llevará directamente al Boletín Oficial del Estado (BOE).
Tal y como se desprende de este documento, existe una diferencia de tratamiento entre los arrendamientos de vivienda y los arrendamientos para cualquier uso distinto al de vivienda (se entiende que las circunstancias económicas son diferentes para esos casos).
Si tiene alguna duda a lo largo de este artículo, le animamos a que se ponga en contacto con Mediterráneo Homes. Nuestros especialistas no sólo pueden gestionar el alquiler de su vivienda, sino también valorar sus circunstancias y ofrecerle las soluciones que necesita.
La nueva Ley de Arrendamientos entró en vigor el 6 de marzo de 2019. Los contratos de arrendamiento que se firmen a partir de ese momento (y por supuesto los contratos para 2021, siempre que no haya nuevas modificaciones de la Ley) estarán afectados tanto por la Ley de Arrendamientos (Ley 29/1994, de 24 de noviembre) como por sus posteriores modificaciones: Ley 4/2013, de 4 de junio, y Real Decreto Ley 7/2019, de 1 de marzo.

Nuevas leyes de alquiler en españa 2020

Tampoco se aplica la LAU a «la cesión temporal de uso «de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, comercializada o promocionada en canales turísticos y realizada con ánimo de lucro, cuando esté sujeta a un régimen específico, derivado de su normativa sectorial». Además de los arrendamientos mencionados en el art. 5, también quedan excluidos de la aplicación de la LAU los arrendamientos de solares, garajes y los industriales o empresariales, que están sometidos directamente al Código Civil.
Y los arrendamientos para uso distinto del de vivienda, por voluntad de las partes, y a falta de contrato escrito o convenio específico aplicable, por lo dispuesto en el Título III de la LAU y, supletoriamente, por lo dispuesto en el Código Civil español.
C) Prórroga voluntaria: además de la prórroga obligatoria, la LAU regula una prórroga «voluntaria» de un año. Para que sea aplicable es necesario que el contrato de arrendamiento haya llegado a su vencimiento; que hayan transcurrido al menos tres años de duración contractual; y, por último, que ninguna de las partes haya notificado a la otra, con al menos treinta días de antelación, su intención de no renovar el contrato.

Era la práctica española para los arrendadores españoles

Ambas partes acuerdan el plazo por el que se alquilará la vivienda. Se puede alquilar la vivienda por un plazo largo o corto. La distinción es muy importante, ya que la legislación española otorga menos derechos a los inquilinos de corta duración.
Los contratos de alquiler de corta duración (contrato de arrendamiento de temporada) exigen que el inquilino desaloje la vivienda cuando finaliza el contrato, no hay posibilidad de renovarlo pero se puede acordar un nuevo contrato. Este tipo de contrato se utiliza normalmente para el alquiler de vacaciones.
La condición de corta duración debe especificarse en el contrato, cuya duración debe acordarse en función del tiempo que se vaya a pasar en la vivienda alquilada. La legislación española no establece un plazo mínimo o máximo para los contratos de alquiler a corto plazo, sin embargo, si la duración del contrato es superior a 11 meses puede considerarse un contrato de alquiler a largo plazo y sería aplicable la legislación española sobre contratos de alquiler, donde el derecho a renovar el plazo es de hasta 5 años para los particulares.
Si el contrato no supera los 5 años de duración o los 7 años en caso de que el arrendador sea una empresa, se renovará automáticamente a su vencimiento por periodos de 1 hasta un plazo de 5 años (7 años si el arrendador es una empresa), salvo que el inquilino no esté dispuesto a renovarlo. El arrendador está obligado a aceptar estas renovaciones, salvo que haya manifestado previamente en el contrato que necesita recuperar la propiedad para su propio uso antes de que se cumpla el plazo de 5 años.

Ley de arrendamientos urbanos

Con la entrada en vigor el 1 de abril de 2015 de la Ley 2/2015 de indexación de la economía española, la Ley modifica las condiciones y el método de actualización de los alquileres en España. El artículo 18.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, por ejemplo, dice lo siguiente:
1. Durante la vigencia del contrato de arrendamiento, la renta sólo podrá ser revisada por el arrendador o el arrendatario en la fecha de cada aniversario del contrato, en los términos acordados por las partes. A falta de un acuerdo expreso, no se aplica ninguna revisión de la renta a los contratos.
2. En caso de acuerdo expreso entre las partes sobre un mecanismo de revisión de los valores monetarios que no detallen el índice o la metodología de referencia, la renta se revisará anualmente por referencia a la variación anual del Índice de Competitividad de las Garantías en cada fecha de revisión, tomando como mes de referencia para la revisión el correspondiente al último índice que se haya publicado en la fecha de revisión de los contratos.
3. No se aplicará ninguna revisión de la renta a las viviendas de protección oficial, salvo acuerdo expreso entre las partes. En caso de acuerdo expreso entre las partes sobre un mecanismo de revisión para valores monetarios que no detallen el índice o la metodología de referencia, el alquiler se revisará anualmente por referencia a la variación anual del Índice de Competitividad de las Garantías.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad