Ley de arrendamientos rusticos

Ley de arrendamientos rusticos

sentencias

Arrendamiento: contrato por el que una persona (arrendador o propietario) transfiere a otra (arrendatario o inquilino) la posesión temporal y el uso de bienes muebles o inmuebles a cambio de algo de valor y la promesa de devolver la posesión en un momento futuro. Véase N.D.C. §47-16-01.
En la mayoría de los casos, un contrato de arrendamiento transfiere al inquilino los derechos de posesión y uso de un bien inmueble durante un periodo de tiempo relativamente corto, que puede ser de varias semanas a varios años. Muchos acuerdos de arrendamiento también presuponen que el inquilino hará cambios mínimos o nulos en la propiedad, y que cuando el propietario reanude la posesión de la propiedad al final del arrendamiento, el terreno estará en las mismas condiciones en las que estaba al principio del arrendamiento. Uno de los acuerdos que no se adhiere a estos supuestos básicos sobre el arrendamiento es el arrendamiento de terrenos.
Arrendamiento de terrenos: Es un contrato de arrendamiento a largo plazo por el que el propietario de un terreno transmite a un inquilino el derecho de uso de un terreno no urbanizado; el inquilino puede urbanizar y explotar el terreno mientras dure el contrato. Cualquier mejora en el inmueble que quede a la finalización del contrato de arrendamiento pertenecerá al propietario; y, a menos que se acuerde lo contrario, el propietario no tiene obligación de compensar al inquilino por la mejora.

arrendamientos agrícolas

La Ley Modelo de Arrendamiento de Tierras de 2016, preparada y aprobada por el NITI Aayog, ofrece un modelo adecuado para que los estados y los territorios autónomos redacten su propia legislación, en consonancia con los requisitos locales, y adopten una ley de habilitación.
Mientras que las prohibiciones y restricciones en virtud de las leyes estatales existentes que rigen el arrendamiento de tierras agrícolas obligan a los propietarios y a los cultivadores arrendatarios a celebrar acuerdos informales solo para cultivar la tierra y, por lo tanto, privan a los cultivadores arrendatarios de los beneficios que normalmente les corresponden, las leyes existentes también crean inseguridad entre los propietarios para arrendar tierras agrícolas, lo que reduce el acceso a la tierra por parte de los pobres sin tierra, los agricultores pequeños y marginales y otros mediante el arrendamiento.

plan de gestión

Un contrato de arrendamiento agrícola es cualquier contrato de arrendamiento de tierras para la producción, el cultivo, la cosecha y el cultivo de productos. El Registrador General tiene la obligación de garantizar que todos los contratos de arrendamiento agrícola definan las tierras afectadas con una precisión que guarde relación con la finalidad y la responsabilidad del documento de arrendamiento. El LRS de Nueva Gales del Sur ha acordado eximir de la obligación de presentar un plano de reconocimiento completo que defina el emplazamiento de la tierra que se va a arrendar cuando el arrendamiento se refiera a una “plantación de plátanos” o a un “producto forestal” sobre una parte de un título de Torrens. Dicho plano puede presentarse como un plano depositado o como un plano anexo a un trato. El topógrafo que elabore el plan debe estar convencido de que la exactitud del plan proporciona una definición adecuada frente a todas las cuestiones relacionadas con el título y la propiedad.
Nota 1 Esta concesión sólo se aplica a un arrendamiento de tierras con fines de plantación de plátanos o de producción forestal. Cualquier otro arrendamiento que afecte a parte de una parcela deberá cumplir los requisitos para el arrendamiento de tierras.
El plano que defina la tierra que se va a arrendar en cualquier arrendamiento principal o subarrendamiento con fines de arrendamiento agrícola, ya sea preparado como anexo a un acuerdo o como plano depositado, debe ser preparado y firmado por un topógrafo “de la tierra” registrado en NSW.

planes de gestión acto

El arrendamiento de granjas, huertos y terrenos de cultivo es cada vez más frecuente. Es una buena forma de ampliar las explotaciones agrícolas sin los compromisos de capital que conlleva la compra de tierras. Para los propietarios, puede ser una forma útil de conservar la propiedad del capital pero desprenderse de las operaciones agrícolas cotidianas, ya sea por el deseo de semirretirarse o de mantener el activo agrícola durante un periodo mientras se resuelven los problemas familiares o de propiedad continuada.
En el pasado, algunos arrendamientos rurales han sido menos formales que, por ejemplo, los arrendamientos de edificios comerciales, sobre todo en la zona de cultivo. Sin embargo, hoy en día, debido a los problemas de cumplimiento, es necesario considerar los términos de estos arrendamientos con mucho más cuidado que en el pasado. Tres cuestiones en particular son:
Hasta hace poco, la mayoría de los contratos de arrendamiento (y esto es habitual en los contratos de arrendamiento de edificios comerciales) contenían una cláusula que simplemente exigía al arrendatario el cumplimiento de todos los requisitos legales o reglamentarios pertinentes, enumerando a veces las distintas leyes y reglamentos en una lista no exhaustiva.