Ley arrendamientos urbanos 2014

Alquiler de temporada

El 23 de mayo de 2013, el Gobierno español aprobó la Ley 4/2013 de Reforma del Régimen de Arrendamientos Urbanos, que modificó parcialmente la Ley 29/1994. Pretende corregir la debilidad del actual mercado español del alquiler, fomentando la renta dada la baja tasa en comparación con el gran número de unidades de localización desocupadas. Esta nueva normativa entró en vigor el 5 de junio de 2013 con el objetivo principal de flexibilizar el mercado del alquiler.

Asimismo, el arrendatario -mediante un preaviso de 30 días- puede rescatar el contrato una vez transcurridos seis meses. En estas circunstancias, el arrendatario deberá indemnizar al arrendador por el importe que le resta del contrato.

Asesoramiento inmobiliario en España Artículos relacionados:InmobiliarioMariscal & Abogados cuenta con una amplia experiencia en el ámbito del derecho inmobiliario y urbanístico en España: preparación y redacción de contratos de obra, due diligence, informes sobre activos inmobiliarios, tramitación de autorizaciones y licencias urbanísticas, etc. Si tiene alguna consulta, no dude en Contactar con nosotros.

Contrato de alquiler de mes a mes en españa

La nueva ley española de alquileres urbanos ha modificado la ley anterior en muchos aspectos fundamentales. Por favor, encuentre un informe de los puntos más importantes por Mallorca Tax Accountant DMS Consulting im Palma:

Después de un año de duración del contrato, si el propietario acredita que necesita la vivienda alquilada para su propio uso o para sus parientes de primer grado (familiares directos) o para su cónyuge en casos de separación, divorcio o anulación del matrimonio, tiene la posibilidad de no prorrogar el contrato de alquiler.

El contrato de alquiler se cancela en caso de venta de la vivienda, salvo en el caso de que el alquiler se haya inscrito en el Registro de la Propiedad o el nuevo comprador sepa que ha habido un contrato de alquiler.

Las partes pueden especificar una dirección de correo electrónico para las notificaciones, pero será necesario garantizar la autenticidad de la comunicación y su contenido, así como la autenticidad de la remisión y la recepción, y el momento en que se realizaron.

El inquilino puede desistir del contrato siempre que hayan transcurrido 6 meses. En este caso, se podrá pactar en el contrato una indemnización de una renta mensual, por un año de incumplimiento que el inquilino deberá pagar al propietario.

Era la práctica española para los propietarios españoles

Modificaciones, etc. (sin alterar el texto)C1Ley: competencias transferidas (1.7.1999) en virtud de S.I. 1999/672, art. 2, Sch.1Parte IE+W ARRENDADOR Y ARRENDATARIOCapítulo IE+W ENFRANQUEAMIENTO COLECTIVO EN CASO DE ARRENDATARIOS DE PISOSModificaciones, etc. (sin alterar el texto)C2Pt. 1 Cap. 1: poder de modificación conferido (20.1.2007) por Companies Act 2006 (c. 46), ss. 1181(1)(a), 1300(2); S.I. 2006/3428, art. 3(3) (con los arts. 6, 8(2)) PreliminarE+W1 El derecho de sufragio colectivo. E+W(1)El presente capítulo surtirá efecto a los efectos de conferir a los arrendatarios que reúnan los requisitos de los pisos contenidos en los locales a los que se aplique el presente capítulo en la fecha pertinente el derecho, ejercitable con sujeción a este capítulo y de conformidad con el mismo, a que la propiedad de dichos locales sea adquirida en su nombre: (a) por una persona o personas designadas por ellos a tal efecto, y (b) a un precio determinado de conformidad con el presente capítulo; y ese derecho se denomina en el presente capítulo «derecho de enfranchisement colectivo».

(2)El párrafo (a) del apartado (1) anterior se aplica al interés del inquilino en virtud de cualquier contrato de arrendamiento que sea superior al contrato de arrendamiento celebrado por un inquilino cualificado de un piso contenido en los locales pertinentes. (3) El párrafo (b) del apartado (1) anterior se aplica al interés del inquilino en virtud de cualquier contrato de arrendamiento (que no entre en el ámbito del apartado (2) anterior) en el que los locales arrendados consistan o incluyan: (a) cualquier parte común de los locales pertinentes, o (b) cualquier propiedad que entre en el ámbito del artículo 1(2)(a) que deba adquirirse en virtud de dicha disposición, cuando la adquisición de dicho interés sea razonablemente necesaria para la adecuada gestión o mantenimiento de dichas partes comunes, o (según sea el caso) de dicha propiedad, en nombre de los arrendatarios por los que se ejerce el derecho de enfranquecimiento colectivo.

Derechos de los inquilinos de larga duración

El 5 de julio de 2013 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 4/2013, que regula las Medidas de Fomento del Mercado de Arrendamientos. Con esta modificación sustancial de la Ley de Arrendamientos Urbanos, el Gobierno pretende reducir la elevada tasa de propiedad del mercado inmobiliario español y fortalecer el débil mercado del alquiler frente a la media europea, haciéndolo más competitivo y flexible. Pretende, por tanto, encontrar un equilibrio entre las necesidades de vivienda de los ciudadanos y las garantías de las que disponen los arrendadores que ofrecen sus inmuebles en alquiler.

A continuación, repasaremos los aspectos más importantes y significativos de esta nueva Ley. En primer lugar, la Ley 4/2013 refuerza la libertad de pactos, dando prioridad a la voluntad de las partes, de manera que el arrendamiento de la vivienda se rige por los pactos, términos y condiciones que se determinen por la voluntad de las partes, pero siempre bajo lo dispuesto en el Título II de la Ley de Arrendamientos Urbanos y, adicionalmente, por lo dispuesto en el Código Civil. Entre otros aspectos clave de la nueva Ley 4/2013, podríamos destacar la reducción de la duración de las prórrogas de los contratos de arrendamiento (tanto obligatorias como tácitas); se facilita la recuperación de la vivienda para que luego sea utilizada como vivienda permanente, la resolución del contrato por parte del arrendatario y, entre otros, se respetan los principios hipotecarios, de forma que los arrendamientos urbanos no inscritos no pueden producir efectos frente a terceros adquirentes que inscriban su derecho.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad