La necesidad crea el organo

Donación de órganos y tejidos

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico o de otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Razones por las que la donación de órganos es importante

La impresión de órganos utiliza técnicas similares a las de la impresión 3D convencional, en la que un modelo informático se introduce en una impresora que va colocando capas sucesivas de plástico o cera hasta producir un objeto 3D[1]. En el caso de la impresión de órganos, el material utilizado por la impresora es un plástico biocompatible[1]. [Al mismo tiempo que se coloca el plástico, también se siembra con células humanas del órgano del paciente para el que se está imprimiendo[1]. Después de la impresión, el órgano se transfiere a una cámara de incubación para que las células tengan tiempo de crecer[1].
El objetivo final de la impresión de órganos es crear órganos que puedan integrarse completamente en el cuerpo humano como si hubieran estado allí todo el tiempo[1]. Entre ellas, los trasplantes de órganos artificiales,[2] la investigación farmacéutica,[3] y la formación de médicos y cirujanos[4].

3 razones por las que la donación de órganos es importante

El Comité de Ética se encargó de revisar un informe anterior presentado al Consejo de Administración de la OPTN en 1993, titulado «Una evaluación de la ética del consentimiento presunto y una propuesta basada en la respuesta requerida». Muchos elementos de ese informe siguen siendo válidos hoy en día, especialmente los argumentos éticos que defienden y se oponen a dicho sistema. Desde la elaboración de ese informe se han producido acontecimientos y debates importantes en la comunidad de trasplantes, por lo que el Comité de Ética de la OPTN consideró necesario volver a abordar la cuestión del «consentimiento presunto», o más exactamente descrito como «recuperación de órganos de fallecidos sin consentimiento o autorización explícitos», con información y análisis éticos actualizados.
Aunque se han realizado esfuerzos considerables para aumentar la concienciación pública sobre la donación de órganos y tejidos de personas fallecidas, los datos muestran que las tasas de donantes vivos y fallecidos no pueden seguir el ritmo de la creciente necesidad de órganos1. En general, la donación de personas fallecidas ha aumentado desde 1988 (el primer año de recogida de datos de la OPTN), con la excepción de algunos años atípicos. Sin embargo, la lista de espera de trasplantes y la morbilidad y mortalidad de la lista de espera siguen aumentando. En tres décadas, la lista de espera nacional se ha multiplicado por 8, pasando de 15.029 personas en 1988 a más de 124.000 en 20152. Aproximadamente cada 10 minutos se añade alguien a la lista de espera de trasplantes nacional, mientras que 22 personas mueren cada día esperando un trasplante3. La comunidad de trasplantes ha puesto en marcha múltiples estrategias para aumentar el número de órganos trasplantables, entre ellas: permitir la donación de órganos tras la determinación circulatoria de la muerte (DCDD), trasplantar órganos de donantes de mayor riesgo del Servicio de Salud Pública, utilizar tecnología novedosa para preservar la función de los órganos tras su recuperación y crear la Colaboración para la Donación de Órganos, en la que las organizaciones de obtención de órganos (OPO) comparten a nivel nacional las mejores prácticas de recuperación y preservación de órganos4,5.

Tipos de donación de órganos

El sistema inmunitario desempeña un papel fundamental en los trasplantes. Los complejos mecanismos de la inmunidad, que en circunstancias normales funcionan para identificar los microbios extraños y dirigir el sistema inmunitario para destruirlos, suponen una importante barrera para el éxito del trasplante. El rechazo de un trasplante se produce en los casos en los que el sistema inmunitario identifica el trasplante como extraño, desencadenando una respuesta que acabará destruyendo el órgano o tejido trasplantado.
La intensidad de la respuesta inmunitaria contra el órgano o tejido, también denominado comúnmente injerto, dependerá del tipo de injerto que se trasplante y de la disparidad genética entre el donante y el receptor. Para reducir la posibilidad de rechazo, el donante y el receptor son cuidadosamente emparejados para la compatibilidad inmunológica antes del trasplante. Sin embargo, el reducido número de donantes elegibles puede dificultar la búsqueda de un donante-receptor compatible y siempre habrá cierto grado de rechazo contra el injerto. La crítica escasez de órganos donados hace que las listas de espera para los trasplantes sean extremadamente largas. Los pacientes que necesitan un trasplante de riñón, por ejemplo, esperan una media de 944 días (más de dos años y medio) para recibir un trasplante que les salve la vida.ii En marzo de 2015 había 6.943 pacientes registrados para recibir un trasplante de órganos en el Reino Unido.i Desgraciadamente, 479 de estos pacientes murieron durante 2015/16 mientras esperaban un trasplante debido a la escasa reserva de órganos trasplantables.i Estas cifras subrayan el valor de cada órgano y destacan la importancia de un trasplante exitoso y de mantener la supervivencia del trasplante a largo plazo. La manipulación del sistema inmunitario puede contribuir a la supervivencia a largo plazo del injerto, garantizando que todos los trasplantes tengan el mayor éxito posible.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad