Indemnizacion de daños y perjuicios jurisprudencia

Indemnizacion de daños y perjuicios jurisprudencia

Wikipedia

Venchiarutti, Angelo. «El reconocimiento de los daños punitivos en Italia: Un comentario sobre Cass Sez Un 5 de julio de 2017, 16601, AXO Sport, SpA v NOSA Inc» Journal of European Tort Law, vol. 9, nº 1, 2018, pp. 104-122. https://doi.org/10.1515/jetl-2018-0105
Venchiarutti, A. (2018). El reconocimiento de los daños punitivos en Italia: Un comentario sobre Cass Sez Un 5 de julio de 2017, 16601, AXO Sport, SpA v NOSA Inc. Journal of European Tort Law, 9(1), 104-122. https://doi.org/10.1515/jetl-2018-0105
Venchiarutti, A. (2018) El reconocimiento de los daños punitivos en Italia: Un comentario sobre Cass Sez Un 5 de julio de 2017, 16601, AXO Sport, SpA v NOSA Inc. Journal of European Tort Law, Vol. 9 (Issue 1), pp. 104-122. https://doi.org/10.1515/jetl-2018-0105
Venchiarutti, Angelo. «El reconocimiento de los daños punitivos en Italia: Un comentario sobre Cass Sez Un 5 de julio de 2017, 16601, AXO Sport, SpA v NOSA Inc» Journal of European Tort Law 9, nº 1 (2018): 104-122. https://doi.org/10.1515/jetl-2018-0105
Venchiarutti A. El reconocimiento de los daños punitivos en Italia: Un comentario sobre Cass Sez Un 5 de julio de 2017, 16601, AXO Sport, SpA v NOSA Inc. Journal of European Tort Law. 2018;9(1): 104-122. https://doi.org/10.1515/jetl-2018-0105

Caso de la fábrica de chorzów

Agencia administrativa. Organismo gubernamental encargado de administrar y aplicar una determinada legislación, como las leyes que regulan la seguridad del tráfico o la indemnización de los trabajadores. Estos organismos pueden tener poder normativo y una autoridad similar a la de los jueces para decidir los conflictos.
Audiencia administrativa. Procedimiento ante una agencia administrativa que consiste en un argumento, un juicio o ambos. Las normas que rigen el procedimiento, incluidas las normas sobre pruebas, son generalmente menos estrictas que en los juicios civiles o penales.
Administrador o Administradora. Persona designada por un tribunal para administrar la herencia de una persona fallecida. La persona puede ser un hombre (en cuyo caso se le llamaría «administrador») o una mujer (en cuyo caso se le llamaría «administradora»).
Declaración jurada. Declaración escrita de hechos confirmada por el juramento de la parte que la realiza, ante un notario o funcionario con autoridad para administrar juramentos. Por ejemplo, en los casos civiles, las declaraciones juradas de los testigos se utilizan a menudo para apoyar las mociones de juicio sumario.

Caso de la fábrica de chorzów

Dos de las aplicaciones más comunes de la palabra son como parte de los términos «con perjuicio» y «sin perjuicio». En general, una acción tomada con perjuicio es definitiva. Por ejemplo, el «sobreseimiento con perjuicio» prohíbe a una parte volver a presentar el caso, y puede producirse bien por la mala conducta de la parte que presentó la demanda o la denuncia penal, o bien como resultado de un acuerdo o convenio extrajudicial. El sobreseimiento «sin perjuicio» (en latín, salvis iuribus) permite a la parte la opción de volver a presentar el caso, y suele ser una respuesta a problemas procesales o técnicos de la presentación que la parte podría corregir al presentarla de nuevo.
Dependiendo del país, un proceso penal que termina prematuramente debido a un error, una equivocación o una mala conducta puede terminar como desestimado con perjuicio o sin perjuicio. Si el caso termina sin perjuicio, el acusado en el caso (el demandado) puede ser juzgado de nuevo. Si el caso termina con perjuicio, el efecto sobre el acusado (a efectos de la pena) es el equivalente a una declaración de no culpabilidad y no puede ser juzgado de nuevo.

Comentarios

EN LOS CASOS DE INFRACCIÓN DE LOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL, LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MORALES ES COMPATIBLE CON LA INDEMNIZACIÓN PECUNIARIA CALCULADA SOBRE LA BASE DE «CÁNONES HIPOTÉTICOS».    Sentencia del TJUE de 17 de marzo de 2016 en el asunto Liffers, C-99/15
Los tribunales españoles consideraron, tanto en primera instancia como en apelación, que los derechos de propiedad intelectual del Sr. Liffers sobre su obra audiovisual habían sido vulnerados, causando un daño que debía ser reparado.    En primera instancia, los demandados fueron condenados a pagar 3.370 euros (la cantidad que el tribunal consideró que los demandados deberían haber pagado si hubieran solicitado una licencia) más 10.000 euros por daños morales.    El Tribunal de Apelación de Madrid confirmó la condena por daños materiales (aunque redujo su importe), pero anuló, en su totalidad, la condena por daños morales por considerar que el método elegido por el demandante para calcular los daños materiales excluía la posibilidad de solicitar una indemnización adicional por daños morales.    El Sr. Liffers interpuso un recurso ante el Tribunal Supremo español por considerar que el Tribunal de Apelación se había equivocado al hacer esta interpretación del funcionamiento de los criterios indemnizatorios establecidos en la ley.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad