Ejemplos de desobediencia civil

ejemplos de desobediencia en la literatura

La tradición de la protesta y la desobediencia civil en la política estadounidense se remonta al movimiento por la independencia y la posterior fundación de Estados Unidos. Si bien la desobediencia civil -quebrantar la ley para llamar la atención sobre la percepción de inmoralidad o ilegitimidad de una ley o conjunto de leyes en particular- puede ser violenta o no violenta, la resistencia no violenta está profundamente arraigada en la experiencia política estadounidense. Si alguna vez has cruzado la calle en contra de la señal de tráfico, eso era simplemente cruzar la calle. Pero si alguna vez has bloqueado una calle con la esperanza de llamar la atención sobre una política que considerabas injusta o equivocada, entonces estabas participando en la tradición estadounidense de desobediencia civil no violenta. En esta tradición el motivo de la acción es resistirse públicamente a las leyes que se perciben como injustas, con total disposición a aceptar el castigo.
independencia de Gran Bretaña, aunque con el tiempo dieron paso a actos de creciente violencia. Al principio, los colonos se negaron a pagar los sellos fiscales para el papel y otros bienes, en violación de la Ley del Timbre. Luego,

ejemplos violentos de desobediencia civil

Por ejemplo, el dilema clásico de la teoría moral es si existe una obligación moral de obedecer/desobedecer la ley. La cuestión se plantea a menudo como si la propia ley tuviera poco interés en decir sobre la cuestión, salvo, presumiblemente, la obstinada afirmación de que es vinculante.
Este artículo forma parte de un proyecto más amplio financiado por el Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades para reexaminar de forma crítica una tradición de «resistencia» descuidada en el derecho internacional, con el fin de recuperar parte del potencial subversivo del derecho internacional, cuyo énfasis está, por utilizar la expresión de Balakrishna Rajagopal, en la construcción del «derecho internacional desde abajo».
El derecho internacional, en particular el derecho internacional de los derechos humanos, ha tenido mucho que decir sobre esto último, protegiendo como lo hace derechos civiles y políticos clave como la libertad de expresión o la libertad de reunión, así como diversas disposiciones que protegen la integridad y la libertad de las personas. En otras palabras, el Estado no tiene libertad para prohibir o frustrar una serie de manifestaciones de disidencia política.

ejemplos de desobediencia civil 2020

Durante las protestas del Día Nacional del Paro Escolar, dos escuelas de la ciudad en la que enseñé anteriormente adoptaron enfoques muy diferentes. En la Escuela A, los líderes estudiantiles se reunieron con los administradores para diseñar un «plan sancionado por la administración» para un momento de silencio y la lectura de las estadísticas de la violencia armada. El plan no tenía «contexto político», sino que «honraría a los estudiantes y al personal que perdieron la vida». El director notificó a los padres que no «afectaría al tiempo de instrucción» y que todos serían supervisados, salieran o no del edificio.
La escuela B, curiosamente, dio a los alumnos la opción de salir de clase, pero también impuso un castigo matutino a los alumnos que «faltaran» a clase. En ambas escuelas participaron muchos alumnos, y la policía estuvo presente para protegerlos, según se dijo a los padres. ¿La diferencia?
Lo digo sólo para definir la desobediencia civil. Ciertamente vale la pena honrar a los estudiantes y profesores trágicamente asesinados, pero sólo en la Escuela B las acciones de los estudiantes pueden definirse como desobediencia civil.

ejemplos de desobediencia civil en el siglo xxi

El movimiento Yo No Coopero Con La Dictadura, comúnmente llamado Yo No, es una campaña de desobediencia civil contra el gobierno de Cuba[1][2] que utiliza el lema «Yo sí quiero el cambio» y se articula en seis puntos fundamentales: «Yo no repudio, yo no ayudo, yo no me chivo, yo no sigo, yo no coopero y yo no reprimo»[3] Además, como gesto simbólico de no cooperación con el régimen cubano, los miembros de la organización cruzan los brazos sobre el pecho[4].
Las Damas de Blanco son un grupo de esposas, madres y hermanas de disidentes cubanos encarcelados, que se han dedicado a la desobediencia civil pacífica para pedir la liberación de sus familiares, a los que alegan que son presos políticos[6]. Las Damas de Blanco ganaron conjuntamente el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia de la Unión Europea[7].
La Revolución de los Cantos duró más de cuatro años, con diversas protestas y actos de desafío. En 1991, cuando los tanques soviéticos intentaron detener el avance hacia la independencia, el Consejo Supremo de Estonia, junto con el Congreso de Estonia, proclamó la restauración del Estado independiente de Estonia y repudió la legislación soviética. La gente actuó como escudos humanos para proteger las emisoras de radio y televisión de los tanques soviéticos. Gracias a estas acciones, Estonia recuperó su independencia sin ningún derramamiento de sangre[8].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad