Discriminacion de precios de tercer grado

Discriminación de precios de tercer grado maximización de beneficios

Este artículo contiene posiblemente una investigación original. Por favor, mejórelo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en investigación original deben ser eliminadas. (Mayo de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Los descuentos para estudiantes, que los comercios participantes ofrecen a las personas inscritas como estudiantes postsecundarios a tiempo completo y que poseen una identificación válida de estudiante (como esta tarjeta de descuento para estudiantes), son un ejemplo común de discriminación de precios.
La discriminación de precios es una estrategia microeconómica de fijación de precios en la que bienes o servicios idénticos o muy similares son vendidos a precios diferentes por el mismo proveedor en mercados diferentes[1][2][3] La discriminación de precios se distingue de la diferenciación de productos por la diferencia más sustancial en el coste de producción de los productos con precios diferentes que implica esta última estrategia[3] La diferenciación de precios se basa esencialmente en la variación de la disposición a pagar de los clientes[2][3][4] y en la elasticidad de su demanda. Para que la discriminación de precios tenga éxito, una empresa debe tener poder de mercado, como una cuota de mercado dominante, la singularidad del producto, el poder de fijación de precios en exclusiva, etc.[5] Todos los precios en régimen de discriminación de precios son superiores al precio de equilibrio en un mercado perfectamente competitivo. Sin embargo, algunos precios bajo la discriminación de precios pueden ser más bajos que el precio cobrado por un monopolista de precio único.

Condiciones para el tercer grado de discriminación de precios

La discriminación de precios es la práctica de cobrar un precio diferente por el mismo bien o servicio. Existen tres tipos de discriminación de precios: de primer grado, de segundo grado y de tercer grado.
La discriminación de precios de tercer grado consiste en cobrar un precio diferente a distintos grupos de consumidores. Por ejemplo, los viajeros de tren y metro pueden subdividirse en viajeros habituales y ocasionales, y los asistentes al cine pueden subdividirse en adultos y niños. Dividir el mercado en uso en horas punta y fuera de horas punta es muy común y ocurre con el suministro de gas, electricidad y teléfono, así como con las cuotas de los gimnasios y los aparcamientos. La discriminación de tercer grado es el tipo más común.
Si suponemos que el coste marginal (CM) es constante en todos los mercados, tanto si el mercado está dividido como si no, será igual al coste total medio (CTP). La maximización del beneficio se producirá en el precio y la producción en los que MC = MR. Si el mercado puede separarse, el precio y la producción en el submercado relativamente inelástico serán P y Q y P1 y Q1 en el submercado relativamente elástico.

Discriminación de precios de primer grado…

En un mercado competitivo, la discriminación de precios se produce cuando el mismo proveedor vende bienes y servicios idénticos a precios diferentes. En la discriminación de precios pura, el vendedor cobrará al comprador el precio máximo absoluto que esté dispuesto a pagar. Las empresas recurren a la discriminación de precios para obtener los máximos ingresos posibles de cada cliente. Esto permite al productor captar una mayor parte del excedente total vendiendo a los consumidores a precios más cercanos a su máxima disposición a pagar.
Discriminación de precios: Un productor que puede cobrar el precio Pa a sus clientes con demanda inelástica y Pb a los que tienen demanda elástica puede extraer más beneficio total que si hubiera cobrado un solo precio.
Un ejemplo de discriminación de precios sería el coste de las entradas de cine. Los precios en un cine son diferentes para niños, adultos y personas mayores. Los precios de cada entrada también pueden variar en función del día y la hora de proyección elegida. Los precios de las entradas también varían en función de la zona del país.
Las industrias utilizan la discriminación de precios como forma de aumentar los ingresos. Es posible que algunas industrias ofrezcan a los minoristas diferentes precios basados únicamente en el volumen de productos comprados. La discriminación de precios también puede basarse en la edad, la ubicación, el deseo del producto y el salario del cliente.

El cuarto grado de discri…

Este artículo contiene posiblemente una investigación original. Por favor, mejórelo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en una investigación original deben ser eliminadas. (Mayo de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Los descuentos para estudiantes, que los comercios participantes ofrecen a las personas inscritas como estudiantes postsecundarios a tiempo completo y que poseen una identificación válida de estudiante (como esta tarjeta de descuento para estudiantes), son un ejemplo común de discriminación de precios.
La discriminación de precios es una estrategia microeconómica de fijación de precios en la que bienes o servicios idénticos o muy similares son vendidos a precios diferentes por el mismo proveedor en mercados diferentes[1][2][3] La discriminación de precios se distingue de la diferenciación de productos por la diferencia más sustancial en el coste de producción de los productos con precios diferentes que implica esta última estrategia[3] La diferenciación de precios se basa esencialmente en la variación de la disposición a pagar de los clientes[2][3][4] y en la elasticidad de su demanda. Para que la discriminación de precios tenga éxito, una empresa debe tener poder de mercado, como una cuota de mercado dominante, la singularidad del producto, el poder de fijación de precios en exclusiva, etc.[5] Todos los precios en régimen de discriminación de precios son superiores al precio de equilibrio en un mercado perfectamente competitivo. Sin embargo, algunos precios bajo la discriminación de precios pueden ser más bajos que el precio cobrado por un monopolista de precio único.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad