Diferencia real decreto ley y real decreto legislativo

Diferencia real decreto ley y real decreto legislativo

Gobernar por decreto

Esto significa que hay dos condiciones fundamentales para utilizar la figura del Real Decreto-Ley; Que determinadas medidas deban ser aplicadas con urgencia (y no puedan ser llevadas a cabo por la vía parlamentaria normal por ser muy lenta), y que el Decreto-Ley se cree por situación de extraordinaria necesidad.

«Los Decretos-Leyes deben ser sometidos inmediatamente a debate y votación por el conjunto del Congreso, que debe ser convocado a tal efecto si no está ya reunido, dentro de los treinta días siguientes a su promulgación. (…)»- Artículo 86.2. Constitución Española de 1978

El Real Decreto-Ley puede ocupar el «lugar» o regular materias que serían tratadas por la ley ordinaria, pero nunca de aquellas materias reservadas a la ley orgánica (derechos fundamentales, estatutos de autonomía, régimen electoral…).

Con estos límites la Constitución trata de evitar el uso abusivo del Decreto-Ley, pero como es el Gobierno quien decide cuando es un momento de urgente y extraordinaria necesidad, muchas veces el Decreto-Ley no respeta literalmente los requisitos iniciales.

Real decreto sinónimo

Desde hace unos meses, como consecuencia de la situación por la que atraviesa la economía española, se han adoptado diversas medidas para corregir cuanto antes los principales desequilibrios de la economía española. que.

Entre ellas, la reducción del déficit público hasta el final de las cuales son de singular importancia varias de las medidas incorporadas en el Real Decreto-Ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria. fiscal y financiera para la corrección del déficit público.

Transcurrido un trimestre desde entonces, el objetivo de reducción del déficit público que finalmente se ha establecido para 2012 hace necesario complementar las medidas recogidas en el propio decreto-ley con otras adicionales, a fin de adoptar medidas en el ámbito del Impuesto sobre Sociedades y del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, así como, para dotar de mayor autonomía financiera a las Ayquestas, en el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Asimismo, para reducir el déficit público, se establece un retorno fiscal especial para determinadas rentas y se adoptan medidas administrativas que contribuyen a generar ahorros en la gestión del patrimonio. inmobiliario del sector público.

Un real decreto emitido el

Esto significa que hay dos condiciones fundamentales para utilizar la figura del Real Decreto-Ley; Que determinadas medidas deban ser puestas en marcha de forma urgente (y no puedan ser llevadas a cabo por la tramitación parlamentaria normal por ser muy lenta), y que el Decreto-Ley se cree por situación de extraordinaria necesidad.

«Los Decretos-Leyes deben ser sometidos inmediatamente a debate y votación por el conjunto del Congreso, que debe ser convocado a tal efecto si no está ya reunido, dentro de los treinta días siguientes a su promulgación. (…)»- Artículo 86.2. Constitución Española de 1978

El Real Decreto-Ley puede ocupar el «lugar» o regular materias que serían tratadas por la ley ordinaria, pero nunca de aquellas materias reservadas a la ley orgánica (derechos fundamentales, estatutos de autonomía, régimen electoral…).

Con estos límites la Constitución trata de evitar el uso abusivo del Decreto-Ley, pero como es el Gobierno quien decide cuando es un momento de urgente y extraordinaria necesidad, muchas veces el Decreto-Ley no respeta literalmente los requisitos iniciales.

Significado del real decreto

Esto significa que hay dos condiciones fundamentales para utilizar la figura del Real Decreto-Ley; Que determinadas medidas deban ser puestas en marcha de forma urgente (y no puedan ser llevadas a cabo por la tramitación parlamentaria normal por ser muy lenta), y que el Decreto-Ley se cree por situación de extraordinaria necesidad.

«Los Decretos-Leyes deben ser sometidos inmediatamente a debate y votación por el conjunto del Congreso, que debe ser convocado a tal efecto si no está ya reunido, dentro de los treinta días siguientes a su promulgación. (…)»- Artículo 86.2. Constitución Española de 1978

El Real Decreto-Ley puede ocupar el «lugar» o regular materias que serían tratadas por la ley ordinaria, pero nunca de aquellas materias reservadas a la ley orgánica (derechos fundamentales, estatutos de autonomía, régimen electoral…).

Con estos límites la Constitución trata de evitar el uso abusivo del Decreto-Ley, pero como es el Gobierno quien decide cuando es un momento de urgente y extraordinaria necesidad, muchas veces el Decreto-Ley no respeta literalmente los requisitos iniciales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad