Desde cuando existen las clausulas suelo

La puerta del infierno

El avalista se coloca, pues, en el mismo lugar que el deudor. Y con el único fin de blindar los intereses del banco. Las consecuencias de esta renuncia no son explicadas por el banco cuando añade estas cláusulas a los contratos.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea está a punto de pronunciarse sobre una cuestión prejudicial planteada por nuestro Tribunal Supremo en la que se pregunta por las ejecuciones hipotecarias que incluyen esta cláusula. La respuesta del Tribunal de Justicia Europeo puede afectar a la Ley de Créditos Inmobiliarios, ahora en el Congreso de los Diputados. En su articulado se establece el vencimiento anticipado con 9 cuotas o el 2% del total del préstamo.

Cómo poner un gorro de papá noel en un casco de moto

La cláusula suelo es una limitación a la bajada del tipo de interés del préstamo hipotecario español con tipo de interés variable. El término «cláusula suelo» no figura en la escritura de la hipoteca, pero sí en el texto, que define su alcance. Por esta razón hay mucha gente que no sabía (o no sabe) que firmó esta cláusula.

La mayoría de los préstamos hipotecarios que se contratan en España tienen un tipo de interés establecido en base a un tipo de referencia, especialmente el Euribor, aunque también se utilizan otros tipos como el IRS (Interest Rate Swap) o el IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios) y el diferencial, que varía en función de la entidad bancaria.

Así, se sabe que un «suelo hipotecario» fija un porcentaje mínimo aunque el tipo surgido del agregado del Euribor y el diferencial sea inferior. En ocasiones, además del suelo se aplica un «techo hipotecario». Se trata de un interés máximo a pagar que normalmente es muy superior a las cifras habituales del mercado. Por ejemplo, un préstamo hipotecario puede tener un «techo» del 12% mientras que el valor del Euribor nunca ha superado el 5% en España.

Partícula cargada entre placas paralelas

Un suelo hipotecario es una cláusula que regula el tipo de interés mínimo de una hipoteca a tipo variable. Estas cláusulas se activan cuando el índice de referencia (Euribor) más el diferencial está por debajo de un valor determinado.

Las hipotecas a tipo variable solían tener una cláusula suelo, que era, en general, siempre del 3%. Sin embargo, cuando el Euribor empezó a bajar como consecuencia de la crisis económica, muchas personas con hipotecas se vieron afectadas por estos tipos de interés mínimos, ya que tuvieron que pagar más de lo que habrían tenido que pagar si no existiera ese límite.

Debido a la falta de transparencia de algunas entidades financieras, en mayo de 2013, el Tribunal Supremo de España declaró totalmente nulas dichas cláusulas, debido a los elevados tipos de interés mínimos de las escrituras hipotecarias. Unos meses después, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que todos los afectados podían recuperar lo que habían pagado de más desde que se empezaron a aplicar estas cláusulas en las hipotecas a tipo variable.

Se colocan tres cargas de magnitud `q` cada una en el

Desde la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del 21 de diciembre de 2016, tienes derecho a que te devuelvan todo el dinero que el banco te ha cobrado de más, no desde mayo de 2013, sino desde el momento en que entró en vigor tu cláusula suelo. Por tanto, la retroactividad es absoluta.

Incluir cláusulas suelo en las hipotecas en España ha sido una práctica habitual desde el inicio de la «burbuja inmobiliaria» (1997-2007). La mayoría de las hipotecas de esa época, y hasta 2013, tenían un tipo de interés variable (fijado normalmente como Euribor más un diferencial que aplica el banco). En muchas ocasiones, los bancos establecían un porcentaje mínimo a pagar por el comprador de la vivienda (suelo) incluso cuando el Euribor más el diferencial establecido por el banco era inferior a dicho mínimo.

La inclusión de dichas cláusulas suelo se hacía por parte de los bancos a sabiendas de que el Euribor iba a bajar drásticamente, cosa que el consumidor desconocía. La inclusión se hizo con una total falta de transparencia e información, lo que hizo imposible que el consumidor fuera consciente del verdadero significado de lo que estaba firmando.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad