Delitos de comision por omision

ejemplo de acto de omisión

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo se refieren principalmente al Reino Unido y no representan una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Diciembre 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
En el derecho penal, en el common law, no existía un deber general de cuidado hacia los conciudadanos. El punto de vista tradicional se resumía en el ejemplo de ver a una persona ahogarse en aguas poco profundas y no hacer ningún esfuerzo de rescate, donde los comentaristas tomaron prestada la frase: «No matarás, pero no necesitas esforzarte, oficiosamente, para mantener a otro con vida». (Arthur Hugh Clough (1819-1861)) en apoyo de la propuesta de que la falta de actuación no conlleva responsabilidad penal. No obstante, tales omisiones pueden ser moralmente indefendibles y, por ello, tanto los legisladores como los tribunales han impuesto la responsabilidad cuando la omisión es lo suficientemente censurable como para justificar la penalización. Por ello, algunos estatutos establecen explícitamente que el actus reus consiste en cualquier «acción u omisión» relevante, o utilizan una palabra que puede incluir ambas. Por lo tanto, la palabra «causar» puede ser tanto positiva, en el sentido de que el acusado haya lesionado proactivamente a la víctima, como negativa, en el sentido de que el acusado no haya actuado intencionadamente a sabiendas de que esa omisión causaría la lesión pertinente. En los tribunales, la tendencia ha sido utilizar pruebas objetivas para determinar si, en circunstancias en las que no habría habido riesgo para la salud o el bienestar del acusado, éste debería haber actuado para evitar que una víctima concreta o una de una clase de víctimas potenciales sufriera una lesión previsible[1].

retroalimentación

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo se refieren principalmente al Reino Unido y no representan una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Diciembre 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
En el derecho penal, en el common law, no existía un deber general de cuidado hacia los conciudadanos. El punto de vista tradicional se resumía en el ejemplo de ver a una persona ahogarse en aguas poco profundas y no hacer ningún esfuerzo de rescate, donde los comentaristas tomaron prestada la frase: «No matarás, pero no necesitas esforzarte, oficiosamente, para mantener a otro con vida». (Arthur Hugh Clough (1819-1861)) en apoyo de la propuesta de que la falta de actuación no conlleva responsabilidad penal. No obstante, tales omisiones pueden ser moralmente indefendibles y, por ello, tanto los legisladores como los tribunales han impuesto la responsabilidad cuando la omisión es lo suficientemente censurable como para justificar la penalización. Por ello, algunos estatutos establecen explícitamente que el actus reus consiste en cualquier «acción u omisión» relevante, o utilizan una palabra que puede incluir ambas. Por lo tanto, la palabra «causar» puede ser tanto positiva, en el sentido de que el acusado haya lesionado proactivamente a la víctima, como negativa, en el sentido de que el acusado no haya actuado intencionadamente a sabiendas de que esa omisión causaría la lesión pertinente. En los tribunales, la tendencia ha sido utilizar pruebas objetivas para determinar si, en circunstancias en las que no habría habido riesgo para la salud o el bienestar del acusado, éste debería haber actuado para evitar que una víctima concreta o una de una clase de víctimas potenciales sufriera una lesión previsible[1].

fagan contra la policía metropolitana…

En casi todas las jurisdicciones de Estados Unidos, un nadador experto de 1,80 metros de altura que se sienta al lado de una piscina de 1,50 metros y disfruta de corazón viendo cómo se ahoga un niño de 1,50 metros no está cometiendo ningún delito por su omisión (suponiendo que no sea el socorrista, claro). El razonamiento habitual detrás de esto es que la gente debe ser castigada sólo por añadir deliberadamente a la miseria humana, no por ser indiferente hacia ella. Además, en muchas situaciones en las que socorrer a otra persona puede poner en peligro al socorrista, es demasiado difícil determinar en qué momento exacto el riesgo para el socorrista es demasiado grande para incurrir en responsabilidad penal.
Sin embargo, cuando la ley exige específicamente la actuación de un ciudadano, no basta con decir «no he hecho ningún daño». En este caso, se hace un daño a la sociedad al no actuar (de la manera adecuada, en cualquier caso). No pagar los impuestos, la manutención de los hijos y la pensión alimenticia son algunos ejemplos reconocibles de omisión como actus reus.
A veces, un pariente cercano de la víctima puede ser considerado responsable de la muerte de ésta si no actuó. Si un padre observa cómo se ahoga su hijo en una piscina poco profunda y no hace nada, puede ser culpable de homicidio por la responsabilidad que tiene sobre la vida de su hijo. Del mismo modo, una madre puede ser penalmente responsable de la muerte de su hijo si no administra o procura un tratamiento médico a sabiendas de que esa omisión provocará la muerte.

ejemplo de delito por comisión de un acto

1741. Por último, se recuerda que el hecho de que una acción u omisión haya tenido un efecto sustancial en la comisión de un delito es una investigación basada en los hechos,[1] y además, este aspecto de la complicidad por omisión se ha interpretado en el sentido de que si el acusado hubiera actuado la comisión del delito habría sido sustancialmente menos probable[2].
no es necesario que el encubridor conozca el delito preciso que se pretendía cometer o el que, en su caso, se cometió. Si es consciente de que es probable que se cometa uno de varios delitos, y uno de esos delitos se comete de hecho, ha tenido la intención de facilitar la comisión de ese delito, y es culpable como encubridor[6].
Como mínimo, la conducta del delincuente tendría que cumplir los elementos básicos de la complicidad. Así, su omisión debe estar dirigida a ayudar, alentar o prestar apoyo moral a la perpetración de un delito y tener un efecto sustancial en la perpetración del mismo (actus reus). El cómplice debe saber que su omisión ayuda a la comisión del delito del autor principal y debe ser consciente de los elementos esenciales del delito que finalmente cometió el autor principal (mens rea)[11].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad