Delito rebelion codigo penal español

Código penal español de 1870

Una de las grandes novedades del Código Penal Militar de 1985 fue que dejaba de ser un código completo o integral para convertirse en una ley penal complementaria del Código Penal, dada su especialidad penal. con respecto al texto punitivo común. Sin embargo, no fue posible alcanzar plenamente este deseable propósito, recogido en su preámbulo, por la incertidumbre en las fechas del proceso de codificación penal común, ya que habría que esperar una década para la aprobación del actual Código. Penal para la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre. Como consecuencia de esta indefinición, sólo pudo aprobarse en 1985, a pesar de la promulgación de la Ley Orgánica 14/1985, de 9 de diciembre, un Código Penal Militar parcialmente complementario del común y de excesiva extensión en comparación con los modelos de los códigos militares contemporáneos.
Así, la necesidad de promulgar un nuevo Código Penal Militar no sólo se deriva del tiempo transcurrido desde su entrada en vigor y del mandato previsto en el apartado 3 de la disposición final 8ª. de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, sino de su carácter de derecho penal especial que debe acoger en su articulado únicamente los preceptos que no tienen cabida en el texto común o que, aún teniéndolo, requieren alguna previsión singular que justifique su incorporación al derecho militar dentro del ámbito estrictamente castrense que preside su reconocimiento constitucional.

Código penal pdf

El que ha sido calificado como el juicio más crucial de la democracia española ha terminado con la condena de varios miembros del Gobierno autónomo de Cataluña (España) y otros dirigentes separatistas por sedición, desacato y/o malversación. Sin embargo, después de haber pasado dos años en la cárcel durante un largo juicio, se les concederá permisos y libertad condicional casi inmediatamente.  Muchos consideran que el Tribunal Supremo español ha dictado una sentencia muy indulgente, condenando por sedición en lugar de por rebelión, la acusación original solicitada por la fiscalía.
Hay que recordar que el Oberlandesgericht de Schleswig-Holstein denegó la extradición del expresidente catalán Carles Puigdemont por rebelión, al entender que los hechos descritos en la Orden de Detención Europea (OEDE) emitida por el juez de instrucción español en 2017 no reunían los requisitos para ser considerados como un delito de «alta traición» (§81 StGB) o de «alteración del orden civil» (§125 StGB) en la legislación alemana, para cumplir con el principio de doble incriminación. Puigdemont sigue en libertad, actualmente en Bélgica.

Código penal de los estados unidos

Para conseguir el traslado del sospechoso penal, el juez español del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha emitido una Orden Europea de Detención (OEDE) en la que solicitará el traslado de Puigdemont por los delitos de rebelión y malversación, como mínimo. La OEDE será recibida por el Oberlandesgericht de Schleswig, es decir, por el tribunal superior del estado federado en el que ha sido detenido Puigdemont. Este tribunal decidirá sobre el traslado del sospechoso en un plazo máximo de 60 días, aunque el plazo del traslado efectivo puede ampliarse por diversos motivos hasta aproximadamente un año como máximo, pero no es el caso más habitual.
La orden de detención europea, fruto de la confianza mutua entre los jueces europeos, permite el traslado inmediato y rápido del sospechoso sin necesidad de un examen exhaustivo por parte del juez del país en el que ha sido detenido. Pero esto sólo ocurre con una lista muy restrictiva de delitos enumerados, de los que la rebelión no forma parte, y la malversación sólo con un considerable esfuerzo de interpretación.

Ley del código penal

La sedición es una conducta manifiesta, como el discurso y la organización, que tiende a la rebelión contra el orden establecido. La sedición suele incluir la subversión de una constitución y la incitación al descontento o a la insurrección contra la autoridad establecida. La sedición puede incluir cualquier conmoción, aunque no tenga como objetivo la violencia directa y abierta contra las leyes. Las palabras sediciosas por escrito son calumnias sediciosas. Un sedicioso es aquel que se dedica o promueve el interés de la sedición.
El término sedición en su significado moderno apareció por primera vez en la época isabelina (c. 1590) como la «noción de incitar mediante palabras o escritos a la desafección hacia el Estado o la autoridad constituida». «La sedición complementa la traición y la ley marcial: mientras que la traición controla principalmente a los privilegiados, a los opositores eclesiásticos, a los sacerdotes y a los jesuitas, así como a ciertos plebeyos; y la ley marcial asusta a los plebeyos, la sedición asusta a los intelectuales»[1].
A finales de 2006, el Gobierno de la Commonwealth, bajo el mandato del Primer Ministro John Howard, propuso planes para enmendar la Ley de Delitos de Australia de 1914, introduciendo leyes que significaban que los artistas y los escritores podrían ser encarcelados hasta siete años si su trabajo se consideraba sedicioso o inspiraba sedición de forma deliberada o accidental[2].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad