Delito de traicion codigo penal

traición a la ley de ee.uu.

Fernanda ejerció la abogacía durante ocho años, trabajando en defensa penal, protección de menores y derecho de la violencia doméstica en el Territorio del Norte. También ejerció en derecho de familia tras trasladarse a Brisbane en 2016.
La traición es históricamente «el más atroz de todos los crímenes» y tiene su origen en las primeras leyes estatutarias inglesas. Mientras que en el pasado la traición se castigaba con la muerte, los delitos modernos de traición en Australia conllevan una pena de cadena perpetua obligatoria. En los últimos años, los procesos por delitos de traición han sido escasos y las recientes modificaciones de la legislación han suscitado un debate sobre si el delito es anacrónico en la sociedad actual. Sin embargo, la amenaza que supone el terrorismo y la necesidad de hacer frente a los australianos que actúan en contra de los intereses del país se han citado como razones para mantener el delito de traición e incluso ampliar su funcionamiento.
Históricamente, además de referirse a actos extremos contra la nación o el soberano, el delito de traición abarcaba el asesinato de un superior social, como el del marido por la esposa, o el del amo por el siervo. La traición contra el rey se denominaba «alta traición», mientras que los delitos de traición contra una autoridad menor eran «pequeña traición».

código penal alemán de 1871

La traición es el delito de atacar a una autoridad estatal a la que se debe lealtad[1]. Esto incluye normalmente actos como participar en una guerra contra el país de origen, intentar derrocar su gobierno, espiar a sus militares, sus diplomáticos o sus servicios secretos para una potencia hostil y extranjera, o intentar matar a su jefe de Estado. Una persona que comete traición se conoce en derecho como traidor[2].
Históricamente, en los países de derecho consuetudinario, la traición también abarcaba el asesinato de determinados superiores sociales, como el de un marido por su mujer o el de un amo por su criado. La traición (es decir, la deslealtad) contra el propio monarca se conocía como alta traición y la traición contra un superior menor era la pequeña traición. A medida que las jurisdicciones de todo el mundo abolieron la pequeña traición, «traición» pasó a referirse a lo que históricamente se conocía como alta traición.
En ocasiones, el término traidor se ha utilizado como epíteto político, independientemente de cualquier acción verificable de traición. En una guerra civil o una insurrección, los ganadores pueden considerar traidores a los perdedores. Asimismo, el término traidor se utiliza en discusiones políticas acaloradas, normalmente como un insulto contra los disidentes políticos o contra los funcionarios en el poder que se considera que no actúan en el mejor interés de sus electores. En algunos casos, como en el mito del Dolchstoßlegende (puñalada por la espalda), la acusación de traición a un gran grupo de personas puede ser un mensaje político unificador.

código penal alemán pdf

La traición es el delito de atacar a una autoridad estatal a la que se debe lealtad[1]. Esto incluye normalmente actos como participar en una guerra contra el país de origen, intentar derrocar su gobierno, espiar a sus militares, sus diplomáticos o sus servicios secretos para una potencia hostil y extranjera, o intentar matar a su jefe de Estado. Una persona que comete traición se conoce en derecho como traidor[2].
Históricamente, en los países de derecho consuetudinario, la traición también abarcaba el asesinato de determinados superiores sociales, como el de un marido por su mujer o el de un amo por su criado. La traición (es decir, la deslealtad) contra el propio monarca se conocía como alta traición y la traición contra un superior menor era la pequeña traición. A medida que las jurisdicciones de todo el mundo abolieron la pequeña traición, «traición» pasó a referirse a lo que históricamente se conocía como alta traición.
En ocasiones, el término traidor se ha utilizado como epíteto político, independientemente de cualquier acción verificable de traición. En una guerra civil o una insurrección, los ganadores pueden considerar traidores a los perdedores. Asimismo, el término traidor se utiliza en discusiones políticas acaloradas, normalmente como un insulto contra los disidentes políticos o contra los funcionarios en el poder que se considera que no actúan en el mejor interés de sus electores. En algunos casos, como en el mito del Dolchstoßlegende (puñalada por la espalda), la acusación de traición a un gran grupo de personas puede ser un mensaje político unificador.

año del código penal alemán

La intención ilícita. La intención ilícita es un elemento necesario del delito de traición, que varía en su carácter según cuál de las dos formas del delito se trate. Para ser culpable de hacer la guerra contra los Estados Unidos, el individuo debe tener la intención de utilizar la fuerza organizada para derrocar al gobierno. Según las antiguas y amplias doctrinas de la traición en la legislación inglesa, la intención de utilizar la fuerza de un grupo para impedir o superar la aplicación de un determinado estatuto u otra orden legal, o para obtener algún beneficio particular del grupo contrario a la ley, era traición. Una tendencia similar se observó en dos de los primeros casos estadounidenses de resistencia grupal violenta: el primero, a un impuesto federal sobre el whisky (la Rebelión del Whisky de 1794), y el segundo, a un impuesto sobre la propiedad (la Rebelión de Fries de 1799); en ambos, los tribunales federales declararon la traición. Sin embargo, la interpretación posterior es que ninguna intención que no sea la de derrocar al gobierno es suficiente para constituir el delito. Tras el motín de Homestead de 1892, varios líderes sindicales fueron acusados de levantar la guerra contra el Estado de Pensilvania. Pero las acusaciones se retiraron posteriormente de forma discreta, y el uso de la acusación de traición se encontró con la crítica rápida y unánime de los juristas conservadores. En la actualidad, las acciones violentas de grupos que no suponen un desafío a la existencia del gobierno se consideran disturbios o reuniones ilegales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad