Declaración unilateral de independencia de cataluña

Declaración unilateral de independencia de cataluña

Catalanes

Este artículo trata sobre la comunidad autónoma española. Para la entidad política histórica, véase Principado de Cataluña. Para otros usos, véase Cataluña (desambiguación) y Cataluña (desambiguación).
Este artículo puede ser demasiado largo para leerlo y navegarlo cómodamente. El tamaño de la prosa legible es de 88 kilobytes. Por favor, considere dividir el contenido en subartículos, condensarlo o añadir subtítulos. Por favor, discuta este asunto en la página de discusión del artículo. (Enero 2020)
Cataluña está formada por cuatro provincias: Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona. La capital y ciudad más grande, Barcelona, es el segundo municipio más poblado de España y la quinta área urbana más poblada de la Unión Europea[11]. Comprende la mayor parte del antiguo Principado de Cataluña (con el resto del Rosellón que ahora forma parte de los Pirineos Orientales de Francia). Limita con Francia (Occitanie) y Andorra al norte, con el mar Mediterráneo al este y con las comunidades autónomas españolas de Aragón al oeste y Valencia al sur. Las lenguas oficiales son el catalán, el español y el dialecto aranés del occitano[12].

La moneda de cataluña

La relación entre las fuerzas nacionalistas catalanas, así como el resto de subnacionalismos, y el Gobierno español ha sido un asunto discutido a lo largo de toda la democracia española. En los últimos años el desafío al Estado español planteado por el gobierno catalán al adoptar un planteamiento unilateral sobre la Independencia ha supuesto el encarcelamiento y el exilio de dirigentes políticos. El objetivo de esta tesis es analizar los acontecimientos ocurridos en Cataluña tras las elecciones catalanas de 2015 y el planteamiento unilateral sobre la autodeterminación realizado por el Gobierno autonómico catalán con la promesa de un referéndum vinculante. Las leyes aprobadas por el gobierno catalán que fueron rechazadas por el Tribunal Constitucional, ya que la propia ley negaba la autoridad del Tribunal Constitucional y declaraba la independencia. Esto dio lugar a la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, que suspende el gobierno autonómico, para hacer cumplir las resoluciones del Tribunal Constitucional por parte del gobierno español. El ensayo se centrará en los discursos emitidos por los políticos para criticar o justificar estas acciones, analizados a través de perspectivas teóricas y políticas normativas.

Lo que pasó en cataluña en 2017

LA HAYA (AFP) – El Senado español votó el viernes (27 de octubre) a favor de otorgar a Madrid poderes para imponer un gobierno directo en Cataluña, poco después de que el parlamento de la región semiautónoma aprobara una moción declarando la independencia.
El término se acuñó por primera vez en 1965, cuando el gobierno de la minoría blanca de la antigua Rodesia declaró la independencia unilateral del dominio colonial británico. El proceso en sí es cuando se establece un nuevo estado dentro de un país existente, declarándose soberano e independiente sin el consentimiento de la entidad, país o estado del que se separa.
El primero es una opinión consultiva de 2010 del máximo tribunal de la ONU, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), sobre la declaración de independencia de Kosovo de Serbia. El segundo es un dictamen de 1998 del Tribunal Supremo de Canadá.
En el caso de Quebec, el Tribunal Supremo canadiense aconsejó en 1998 que los pueblos sólo tienen derecho a la secesión cuando son víctimas de la colonización, son oprimidos y explotados o se les niega el acceso a un gobierno federal.

Qué porcentaje de catalanes quiere la independencia

La Ley del Referéndum de Autodeterminación de Cataluña contenía la disposición de que, en caso de un resultado a favor de la independencia, ésta debía ser declarada en un plazo de 48 horas después del recuento de todos los votos. El presidente catalán, Carles Puigdemont, lo confirmó el 3 de octubre durante una entrevista exclusiva con la BBC, diciendo que «vamos a declarar la independencia 48 horas después de que se cuenten todos los resultados oficiales»[9].
Tras afirmar que consideraba el referéndum válido y vinculante, Puigdemont optó por utilizar la expresión «asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república», antes de añadir que «pediría al Parlamento que suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas podamos emprender un diálogo».
El discurso dejó a los observadores desconcertados, ya que se esforzaron por entender si Puigdemont acababa de declarar la independencia[11][12]. Mientras que algunos comentaristas afirmaron que la independencia acababa de ser declarada y puesta en suspenso,[13][14] otros afirmaron que la declaración de independencia había sido pospuesta[2][15][16][17].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad