Cuando un avalista puede dejar de serlo

¿se puede dejar de ser avalista en una vivienda de alquiler?

Un aval es esencialmente una promesa vinculante de una parte de realizar un pago o cumplir con las obligaciones que le corresponden a otra. Por lo general, se mantendrá en vigor hasta que se efectúe el pago o se cumpla la obligación. A menudo encontramos una garantía en el contexto de un director que ofrece una garantía en consideración a un acreedor que proporciona bienes o servicios a la empresa de ese director de vez en cuando.
La contraprestación por la prestación de una garantía puede ser divisible o completa. Un ejemplo de garantía divisible es la garantía del director mencionada anteriormente. Suele tener una cláusula de revocación de la garantía para cualquier transacción futura, lo que significa que el garante sigue siendo responsable de las deudas u obligaciones hasta la fecha de cancelación, pero no es responsable de las que se produzcan después de esa fecha. Un ejemplo de contraprestación íntegra es cuando se da una garantía como contraprestación de un préstamo a un deudor principal. Como la responsabilidad surge de un solo golpe, sería injusto que el garante revocara la garantía después de que el préstamo se haya adelantado en función de la garantía concedida.

lagunas del garante

Significado de fianza (garante), deudor principal y acreedor: La persona que da la garantía se llama «fiador»; la persona por cuyo incumplimiento se da la garantía se llama «deudor principal», y la persona a la que se da la garantía se llama «acreedor».
De acuerdo con la sección 133 de la ley de contratos, cualquier alteración/variación material realizada en los términos y condiciones del contrato original entre el deudor principal y el acreedor sin el consentimiento del fiador, éste queda liberado de responsabilidades en cuanto a las transacciones posteriores a dicha variación/alteración material.
Cuando la garantía ofrecida al acreedor por el deudor principal se libera total o parcialmente sin el consentimiento del fiador, el fiador queda liberado en la medida del valor de la garantía liberada, independientemente de que el fiador tuviera conocimiento de dicha garantía ofrecida al acreedor.
Cuando el prestamista cierra la cuenta existente transfiriendo lo pendiente a una nueva cuenta con nuevos documentos del prestatario, la responsabilidad de un avalista también llega a su fin bajo el antiguo contrato de garantía. Por lo tanto, es necesario que el acreedor obtenga un nuevo contrato de garantía ejecutado por el garante junto con los nuevos documentos del deudor principal para la continuación de la garantía en la nueva cuenta.

cuándo se hace responsable el garante

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Un aval es un término financiero que describe a una persona que promete pagar la deuda de un prestatario en caso de que éste incumpla su obligación de préstamo. Los avalistas pignoran sus propios bienes como garantía de los préstamos. En raras ocasiones, los individuos actúan como sus propios garantes, pignorando sus propios activos contra el préstamo. El término «avalista» suele intercambiarse con el de «fiador».
Un avalista suele ser mayor de 18 años y residir en el país donde se produce el acuerdo de pago. Los avalistas suelen mostrar un historial crediticio ejemplar y unos ingresos suficientes para cubrir los pagos del préstamo en caso de que el prestatario incumpla, momento en el que los bienes del avalista pueden ser embargados por el prestamista. Y si el prestatario se retrasa crónicamente en los pagos, el avalista puede verse obligado a pagar intereses adicionales o costes de penalización.

obligaciones del garante

Si quiere concertar un préstamo, un contrato de alquiler o una hipoteca, debe prever que su prestamista o arrendador le pedirá que presente un avalista.  Un avalista es un tercero responsable que firma el acuerdo, garantizando posteriormente que, en caso de incumplimiento, se cumplirá el pago o la obligación.
La persona que presta la garantía es el «avalista». La persona a la que se le otorga la garantía (es decir, el prestamista) se denomina «beneficiario». La persona cuyo pago o cumplimiento se garantiza se denomina «obligado principal». Otros nombres para esta persona son «deudor» u «obligado principal».
Sirve como una fuente adicional de seguridad, ya que establece el compromiso firme y la voluntad de un tercero (el avalista) de responder del cumplimiento de las obligaciones de pago al prestamista si el propio obligado principal no las cumple.
Los propietarios también piden garantías en los contratos de alquiler para asegurar el pago de la renta. Una vez más, los propietarios buscarán una garantía si dudan o no están seguros de la capacidad de un posible inquilino para hacer frente a los pagos periódicos del alquiler. Esto es especialmente útil cuando se trata de estudiantes universitarios o recién licenciados que quieren alquilar su primera vivienda.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad