Cesion de contrato de arrendamiento

Modelo de contrato de arrendamiento

La cesión de contrato de arrendamiento es un documento de titularidad que transfiere a otra parte todos los derechos que posee un arrendatario o inquilino de un inmueble. El cesionario ocupa el lugar del cedente en la relación propietario-inquilino.

Sin embargo, antes de que el inquilino original pueda ser liberado de cualquier responsabilidad asociada al contrato de arrendamiento, deben cumplirse otros requisitos. El arrendador tiene que dar su consentimiento a la cesión del contrato mediante un documento de «Licencia de Cesión». Es crucial completar este documento antes de pasar a la cesión del arrendamiento, ya que el

La transferencia del interés restante en un contrato de arrendamiento, también conocida como cesión, es posible cuando existen derechos implícitos de cesión. Algunos contratos de arrendamiento no permiten la cesión o el reparto de las posesiones o la propiedad en virtud de un contrato de arrendamiento. Una cesión garantiza la transferencia completa de los derechos sobre la propiedad de un inquilino a otro.

El cedente ya no es responsable del alquiler o de los servicios públicos y otros gastos que pudiera tener en virtud del contrato de arrendamiento. En este caso, el cesionario se convierte en el inquilino y asume todas las responsabilidades, como el alquiler. Sin embargo, a menos que el arrendador libere al cesionario de toda responsabilidad, éste seguirá siendo responsable si el nuevo inquilino no cumple con sus obligaciones.

Cesión y asunción del contrato de arrendamiento

El arrendatario no puede obligar al arrendador a rescindir su contrato por otros motivos, como la compra de una vivienda, el divorcio, el desacuerdo entre coarrendatarios, la formación de un nuevo hogar, la necesidad de una vivienda más grande, los problemas financieros o el traslado por motivos de trabajo.

Si te vas temporalmente para viajar, estudiar o trabajar sólo unos meses, y tu objetivo es principalmente evitar el pago del alquiler de una vivienda vacía, el subarriendo sería una buena solución. Usted sigue siendo el arrendatario, con todos sus derechos y obligaciones intactos.

Si, por el contrario, te vas a ir a trabajar a otra ciudad o te vas a mudar a una nueva casa, y prefieres liberarte de tu contrato de alquiler y de sus obligaciones, es mejor que cedas tu contrato. Al hacerlo, renuncias a tu derecho a volver a la vivienda.

¿Has encontrado a alguien interesado en vivir en tu vivienda, ya sea como cesionario o como subarrendatario? Firme de inmediato un acuerdo por escrito (ya sea un contrato de cesión de arrendamiento o un contrato de subarriendo), que estará condicionado a que el arrendador dé su consentimiento. Más adelante se explicará cómo se puede firmar este acuerdo.

Contrato de cesión de arrendamiento comercial

A veces oímos hablar de ciertos casos de alquiler en los que los contratos de arrendamiento se transfieren debido a una venta con arrendamiento o en los casos en los que un nuevo inquilino entrante pretende hacerse cargo del contrato de arrendamiento existente. Descubramos cuáles son las opciones disponibles para la cesión del contrato de arrendamiento de una parte a otra.

La cesión de arrendamiento es un acuerdo que transfiere los derechos de arrendamiento de un arrendador a otro. Por ejemplo, si se vende un almacén o una fábrica con arrendamiento a un nuevo propietario que también es el nuevo arrendador de la unidad industrial. En términos sencillos, en una transacción en la que un inmueble propiedad del propietario 1 se vende con arrendamiento al propietario 2, el contrato de arrendamiento se cederá al propietario 2 al finalizar la venta. En este caso, el arrendamiento es asumido por el propietario 2 o cedido al propietario 2.

La novación del contrato de arrendamiento suele implicar a tres partes y es un acuerdo tripartito. Por ejemplo, en el caso de que el inquilino 1 de un almacén o una fábrica tenga la intención de permitir que el inquilino 2 se haga cargo del contrato de arrendamiento existente y el propietario también apoye el acuerdo. En este caso, se puede realizar una novación del contrato de arrendamiento entre los inquilinos. El acuerdo de novación consiste en rescindir el contrato entre el arrendador y el inquilino 1 y sustituirlo por un nuevo contrato entre el arrendador y el inquilino 2, que se hace cargo del arrendamiento en los mismos términos y condiciones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que para la novación, las tres partes deben estar de acuerdo antes de que se produzca la novación.

Ejemplo de cesión de contrato de arrendamiento del vendedor al comprador

Cuando un inquilino decide ceder un contrato de alquiler, básicamente está renunciando a todos sus derechos y responsabilidades sobre el contrato de alquiler y la unidad a un tercero cesionario. Como resultado, el inquilino original (el «cedente») tendrá que desalojar la unidad y permitir que el nuevo inquilino se haga cargo de todas las instalaciones arrendadas.

Sin embargo, tenga en cuenta que, según los términos de la mayoría de los contratos de alquiler, el inquilino original seguirá siendo responsable de los términos del contrato. Esto es importante si el nuevo inquilino incumple el contrato de alquiler o causa daños a la propiedad. (Tenga en cuenta que, a veces, el propietario puede liberar al inquilino original de su responsabilidad en virtud de una cesión de contrato). Si estás pensando en hacer una cesión de contrato, puede ser una buena idea hacer una cesión permanente para no tener que pagar gastos o daños.

Cuando un inquilino cede a otra persona el derecho a ocupar una parte o la totalidad de la unidad de alquiler durante un periodo de tiempo determinado, está, de hecho, subarrendando su unidad de alquiler. En virtud de la Ley de Arrendamientos Residenciales, en general, todos los inquilinos tienen derecho a subarrendar su unidad de alquiler, previo consentimiento del propietario. Aunque la ley establece que el propietario no puede ser irrazonable o arbitrario a la hora de negar el consentimiento a un subarriendo, sigue siendo necesario obtener el consentimiento por escrito del propietario para subarrendar la vivienda antes de dejar entrar a otra persona.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad