Buena fe codigo civil

Herring contra estados unidos

El seguro es un contrato basado en la especulación. Los hechos especiales sobre los que se calcula el riesgo contingente suelen ser conocidos únicamente por el asegurado: el suscriptor confía en su representación y procede sobre la base de la confianza de que no se reserva ninguna circunstancia en su conocimiento, para inducir al suscriptor a creer que la circunstancia no existe y para inducirle a estimar el riesgo como si no existiera.

ZVersWiss 109, 243-254 (2020). https://doi.org/10.1007/s12297-020-00478-6Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

¿cuáles son los 5 principios de la buena fe?

Tenemos oficinas en varios países, y si usted se encuentra en uno de ellos, ¿podemos establecer su preferencia de contenido en función de su ubicación? Por favor, no seleccione ninguna preferencia si desea ver nuestro contenido no localizado.

Este artículo se centra en la «buena fe», una obligación clave de las partes de un contrato regido por la legislación de los EAU, que puede tener implicaciones directas en la evaluación del cumplimiento de dichas obligaciones por las respectivas partes.

(1) «El contrato debe ser ejecutado de acuerdo con su contenido y de manera coherente con la exigencia de la buena fe.(2) El contrato no se limitará a la obligación de la parte contratante de hacer lo que está (expresamente) contenido en él, sino que abarcará también lo que le es inherente en virtud de la ley, la costumbre y la naturaleza de la transacción».

El artículo 246(1) impone a una parte el deber positivo de cumplir sus obligaciones en virtud de un contrato de manera compatible con el principio de buena fe. El artículo 246(2) trata del hecho de que el cumplimiento de un contrato no se limita a los términos expresos del mismo, sino que también abarca obligaciones adicionales, que pueden derivarse implícitamente de la propia naturaleza de la transacción, la costumbre o la tradición.

Interfoto picture library ltd…

Hay excepciones, ya que estados como Virginia y Texas, por ejemplo, se han negado a aplicar acuerdos de negociación en absoluto.    Pero suponiendo que usted se encuentre en una jurisdicción en la que este tipo de acuerdos se puedan aplicar, es importante asegurarse de que el lenguaje sea preciso para garantizar que se mantenga en los tribunales.

Tras el fracaso del acuerdo, Schwanbeck demandó a Federal-Mogul ante un tribunal estatal de Massachusetts. Alegó, entre otras cosas, que la empresa había incumplido su obligación de negociar de buena fe. El juez de primera instancia y el Tribunal de Apelación llegaron a la conclusión de que Schwanbeck y Federal-Mogul tenían una obligación contractual de negociar de buena fe, aunque discreparon sobre si Federal-Mogul cumplió con sus obligaciones (el tribunal de primera instancia dijo que no, el Tribunal de Apelación dijo que sí).

Pero el Tribunal Judicial Supremo adoptó una visión diferente del caso. Consideró que las dos partes no se habían comprometido contractualmente a negociar. El tribunal dijo que la carta de intenciones establecía claramente ciertos compromisos contractuales a los que las dos partes se obligaban. Y con la misma claridad, las dos partes siguieron esos compromisos con una expresión de su intención de proceder a negociar de buena fe, dijo el tribunal.

Bhasin v hrynew

Las principales normas que rigen los contratos de franquicia en Italia están previstas en la ley nº 129 de 6 de mayo de 2004, titulada «Normas sobre la regulación de la franquicia» (en adelante también «Ley 129/2004»). Dicha ley trata principalmente de las obligaciones de información precontractual, pero también establece normas relativas al contenido de los contratos de franquicia, como la exigencia de la forma escrita, la obligación de incluir determinadas cláusulas en el contrato y una duración mínima de tres años para los contratos de duración determinada.

Un decreto del Ministerio de Industria (Decreto 204 de 2 de septiembre de 2005, en adelante también «Decreto 204/2005») establece una serie de normas especiales de divulgación aplicables a los franquiciadores extranjeros, que han operado exclusivamente en el extranjero, antes de la fecha de la firma del contrato de franquicia.

La buena fe es un principio general previsto en el código civil italiano, que se aplica a todos los contratos y obligaciones. Dicho principio ya estaba previsto en el anterior código civil del año 1865 y ha sido reafirmado, con un alcance más amplio, en el actual código civil (publicado en 1942).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad