Actos nulos de pleno derecho

ejemplos de significado de nulidad en el derecho

De acuerdo con el artículo 3:40 del DCC, los contratos que sean contrarios a las buenas costumbres o al orden público también son nulos de pleno derecho. Por ejemplo, un contrato de venta de un cuchillo será nulo si el vendedor sabe que el comprador tiene la intención de utilizarlo para matar a alguien. Del mismo modo, los contratos que infrinjan la ley serán nulos. Por ejemplo, un contrato de venta de drogas ilícitas.
El artículo 6:228 del Código Civil neerlandés establece que un contrato celebrado bajo la influencia de un error será anulable cuando se cumplan una serie de condiciones. Una de las condiciones es que la parte equivocada no habría celebrado el contrato de no ser por el error. Otra condición es que la otra parte debe haber conocido o debería haber conocido las circunstancias que rodean el error y haber estado obligada a informar a la parte equivocada. Es fundamental que no todos los errores sean suficientes para hacer que un contrato sea anulable, por ejemplo, los errores que sólo se refieren a circunstancias futuras o los errores sobre la naturaleza del acuerdo no serán suficientes.

lo que es nulo en derecho

El Centro pidió el miércoles a los estados y a los territorios de la Unión (UT) que ordenen a las comisarías de policía bajo su jurisdicción que no registren casos en virtud de la derogada Sección 66A de la Ley de Tecnología de la Información de 2000.
«El Tribunal Supremo, en su sentencia del 24 de marzo de 2015 en el asunto de Shreya Singhal contra la Unión de la India, había derogado la Sección 66A de la Ley de Tecnología de la Información de 2000. Esto hizo que la Sección 66A de la Ley de Tecnología de la Información, 2000, fuera nula y sin efecto a partir de la fecha de la orden… y por lo tanto no se podía tomar ninguna acción bajo esta sección», dijo el Ministerio del Interior en un comunicado.
El ministerio pidió a los estados y a las UTs que sensibilizaran a las agencias de aplicación de la ley para el cumplimiento de la orden emitida por el Tribunal Supremo, y también pidió que se retirara inmediatamente cualquier caso registrado en virtud de dicha sección, dijo.
El artículo 66A de la Ley de Tecnologías de la Información sanciona el envío de un mensaje ofensivo a través de un recurso informático o de un servicio de comunicación que sea «gravemente ofensivo» o tenga carácter amenazador, o cualquier información que el remitente sepa que es falsa, pero que se envíe con el fin de «causar molestias, inconvenientes, peligro, obstrucción, insulto, perjuicio, intimidación criminal, enemistad, odio o mala voluntad».

nulo ab initio

El Tribunal Supremo ha declarado nulo el apartado tercero del artículo 25 del Real Decreto 1048/2013 al entender que se daba una ventaja competitiva a los proveedores de electricidad en detrimento de las empresas instaladoras
Por otro lado, el fallo del Tribunal Supremo en la Sentencia nº 1030/2017, de 12 de junio, estima parcialmente el recurso de la CNMC, (i) declarando extinguido el recurso contra el RD 1623/2011 por pérdida sobrevenida del objeto del recurso como consecuencia de su derogación y (ii) anulando el apartado incluido en el artículo 25.3 del RD 1048/2013 que establece que la empresa suministradora debe presentar un «presupuesto económico» a la parte solicitante del proyecto incluido en las condiciones técnicas tipo.

nulidad en una frase

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Derecho nulo» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (mayo de 2011) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Nulo ab initio. Un contrato es nulo desde el principio si ofende gravemente a la ley o al orden público, en contraste con un contrato que es simplemente anulable a elección de una de las partes del contrato.
La importancia de esto suele radicar en la posibilidad de que se adquieran derechos de terceros de buena fe. Por ejemplo, en el caso Cundy v Lindsay (1878), un estafador que utilizaba el nombre de Blenkarn se hizo pasar por minorista e indujo a Lindsay & Co a entregarle 250 docenas de pañuelos de lino. Blenkarn vendió entonces los pañuelos a un tercero inocente, Cundy, pero Lindsay nunca recibió el pago. Lindsay, reclamando la propiedad de los pañuelos, demandó a Cundy para su devolución. Si el contrato de venta a Blenkarn se consideraba anulable por fraude, entonces Lindsay & Co sólo tendría recurso contra el insolvente Blenkarn. Sin embargo, si (como se sostuvo) el contrato de venta era nulo ab initio, entonces el título no pasó de Lindsay a Blenkarn en primer lugar, y Lindsay podría reclamar a Cundy la devolución de los pañuelos como su propiedad. A Cundy sólo le quedaba una reclamación contra el insolvente Blenkarn.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad