Abuso de posicion dominante

Consecuencias del abuso de posición dominante

El poder económico de una empresa suele estar limitado por las ofertas comparables de las empresas rivales: Mientras los participantes en el mercado tengan suficientes posibilidades de cambiar a proveedores o clientes alternativos, el margen de acción de las empresas estará efectivamente limitado.
Según la legislación alemana, una empresa es dominante si no está expuesta a ninguna competencia sustancial o tiene una posición de mercado primordial en relación con sus competidores. El hecho de que una empresa ocupe tal posición primordial en el mercado afectado se evalúa en una valoración global de todos los criterios relevantes para la competencia: Entre ellos se encuentran las cuotas de mercado de la empresa en cuestión y de sus competidores, la disponibilidad de recursos relevantes para la competencia (por ejemplo, patentes, centros de producción, redes de distribución), las barreras de entrada al mercado para los recién llegados, los límites a la expansión de los proveedores ya activos en el mercado, los costes de cambio para los clientes y el poder de compra de la parte contraria del mercado. En los mercados y redes multilaterales, en particular, los efectos directos e indirectos de la red, la utilización paralela de varios servicios («multi-homing»), los costes de cambio para los usuarios y el acceso a los datos pertinentes para la competencia pueden ser también criterios importantes a este respecto.

Jurisprudencia sobre el abuso de posición dominante

El abuso de posición dominante es una conducta unilateral que utiliza el poder de mercado dominante (o una posición dominante) para dañar la competencia en el mercado y, en última instancia, el bienestar. La mayoría de las jurisdicciones abordan la cuestión prohibiendo el uso de la posición dominante o del poder sustancial en el mercado, adoptando diferentes enfoques en cuanto a la terminología y al umbral pertinente de poder de mercado. La posición dominante en sí misma, o el grado de poder de mercado requerido por otras formulaciones, se mide generalmente por la capacidad de una organización para actuar sin restricciones significativas, o para influir en los precios con el fin de excluir a la competencia, o para mantener de forma rentable los precios por encima del coste de la oferta a largo plazo. Las conductas que pueden infringir el abuso de posición dominante y las disposiciones similares incluyen los precios predatorios, los tratos exclusivos, los descuentos por fidelidad, la vinculación y la agrupación, la negativa a negociar y, en algunas jurisdicciones, los precios excesivos.
La distinción entre la conducta aceptable y la conducta que infringe las disposiciones sobre posición dominante es a menudo difícil de establecer. En la mayoría de las jurisdicciones, no se establecen umbrales de cuota de mercado definidos sobre una base numérica para determinar el poder de mercado para asumir la posición dominante o el poder de mercado sustancial. En algunas jurisdicciones, las presunciones de dominio surgen sobre la base de cuotas de mercado específicas (por ejemplo, China, Corea), mientras que algunas de estas presunciones son refutables. La UE utiliza el umbral de dominio del artículo 102 del TFUE.

Posición dominante en el mercado

Para determinar la existencia de un abuso de posición dominante es necesario, en primer lugar, determinar si la empresa supuestamente dominante ocupa una posición dominante en un mercado de referencia.
Para determinar la existencia de una posición dominante de una (posición dominante individual) o más (posición dominante colectiva) empresas en un mercado determinado, es necesario identificar los mercados de productos (o servicios) y geográficos pertinentes.
Una empresa abusa de su posición dominante cuando se comporta de forma que puede influir en la estructura de un mercado en el que, como consecuencia directa de su presencia, la competencia ya se ha debilitado y que, mediante el recurso a métodos diferentes de los que rigen la competencia normal en productos o servicios basados en el rendimiento de los comerciantes, tiene como efecto obstaculizar el mantenimiento o el desarrollo del grado de competencia que aún existe en el mercado.
Existen dos categorías principales de abusos. Los abusos de explotación (en los que la empresa dominante se aprovecha de su posición en el mercado a costa de otros agentes del mismo), que comprenden, por ejemplo, los precios excesivos, las condiciones desleales o la discriminación, y los abusos de exclusión (es decir, que conducen a la exclusión de los competidores del mercado), que incluyen, por ejemplo, la negativa a suministrar, los precios predatorios o la compresión de márgenes.

Abuso de posición dominante (artículo 102 del tfue)

Se imponen obligaciones especiales a una empresa en posición dominante con respecto a sus socios comerciales y competidores. Existen varias formas de abuso de posición dominante y pueden clasificarse de diferentes maneras según el ángulo desde el que se examinen.
Sin embargo, la lista de ejemplos de las formas de abuso en la Ley de Competencia no es exhaustiva. Además, las distintas formas de abuso existen a menudo como combinaciones superpuestas: por ejemplo, el abuso de posición dominante puede consistir tanto en la aplicación del premio-apretón como en la negativa a negociar y en la discriminación.
No es decisivo qué apartado de la lista de ejemplos de la sección 7 se considera infringido, sino qué repercusiones ha tenido la conducta de una empresa dominante para la competencia efectiva. El TJCE ha establecido en su decisión sobre Michelin que una empresa dominante tiene una responsabilidad especial de no permitir que su conducta perjudique a la competencia genuina y no perturbada en el mercado. (Asunto 322/81, Michelin I, [1983] Rec. 3461, párrafo 57).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad